Vamos mujer, en palabras de Salvador Allende

No hay comentarios

El pensamiento político de Salvador Allende y la puesta en marcha de su gobierno contempló desde sus inicios valores como la igualdad entre mujeres y hombres. A continuación les entregamos algunas citas del compañero presidente que subrayan este objetivo y necesidad que hasta nuestros días no se ha conseguido en plenitud.

08/03/1972

Yo sé que ustedes se seguirán sacrificando y luchando, para que sus hijas, nietas y las demás generaciones futuras, tengan una vida justa, que debieron haber tenido ustedes, pero por que el régimen injusto les negó; ustedes van a construir con su dulzura y decisión magna, la sociedad para la mujer del mañana.

12/02/1972

Por eso es que queremos modificar la ley ¡para defender a la mujer chilena! Queremos igualdad de la mujer en cuanto al salario, sueldo y al trabajo. Queremos que la dueña de la casa sepa que nosotros entendemos que su trabajo también debe ser un trabajo que le permita tener previsión social y le permita -si no tiene otro trabajo- acogerse a la jubilación.

7/02/1972

Queremos para la mujer chilena igualdad jurídica, igualdad de oportunidades, igualdad de derechos ante la ley. Queremos igualdad para sus hijos. Que no haya persecuciones a la madre soltera. Que no haya hijos ilegítimos o hijos naturales, que todos los hijos tengan los mismos derechos. Queremos que se investigue la paternidad. Que se abra para la mujer el horizonte de la cultura y de la educación. Que haya miles y miles de guarderías infantiles, miles y miles de jardines para los niños de las mujeres del pueblo. Queremos que la mujer que [no] trabaja, sepa que para nosotros es justo que tenga una previsión por ser dueña de casa. Queremos aumentar el periodo de lactancia, porque no hay mejor alimento para el niño que la leche de su madre.

Ustedes hacen “machismo“: van a las concentraciones solos, no llevan nunca a la compañera. Llegan a la casa y no le hablan. Nunca le dicen mira: “el compañero Allende planteó tal cosa, etc. “No dialogan con la mujer. Ella vive mucho peor que ustedes, que salen del trabajo y se quedan en la calle conversando; enseguida se van a un barcito, se toman un trago, miran la televisión. En cambio, las compañeras no se pueden parar en las esquinas; tienen que irse a la casita, trabajar rápidamente, preocuparse de los chiquillos, de hacer la comida y esperarlos a ustedes. Hay una moral distinta, propia del régimen capitalista que establece una especie de “machismo“, en virtud de lo cual el hombre se cree que, por serlo, tiene más derechos. Y no es así. No debe ser así.

ANTERIOR
FSA adhiere a declaración: «La solidaridad mundial es la clave para superar el COVID-19»
SIGUIENTE
Salvador Allende y el día de la dignidad nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

TE PUEDE INTERESAR