Filtros
Reiniciar

30 resultados por página. (máximo)

Más de 150 entrevistas realizadas por todas las regiones de Chile son la base de Colección UP, proyecto que buscar relevar historias de la Unidad Popular en voces de quienes vivieron esa época. Hoy estrenamos un nuevo mini sitio y te invitamos a conocerlo. Además de conocer pequeñas versiones de entrevistas individuales podrás visualizar cápsulas temáticas en las que se incluyen los principales hitos de ese momento histórico.

Revisa el mini sitio de Colección UP presionando aquí

Te invitamos a conocer el nuevo Mini sitio de Colección Up

Una jornada llena de emociones vivimos ayer durante el Día del Patrimonio 2019.  Queremos agradecer a todos quienes nos acompañaron y pudieron compartir una mañana de arte y conversaciones.

La Presidenta de la FSA, Marcia Tambutti, nieta de Salvador Allende, compartió con los visitantes contando historias que pocos conocen. Los músicos Ricardo Ruz, Shortyman y Yamil Valenzuela nos entregaron sus distintas expresiones que sobrevolaron el blues, el rap y la trova . El Cementerio General realizó guías especiales que nos hicieron conversar con todos quienes visitaron el Mausoleo donde está enterrado el Compañero Presidente.

Los invitamos a revisar estas instantáneas.

¡Gracias por acompañarnos!

Un encuentro cultural y con visitas guiadas tendrá La Fundación Salvador Allende el próximo 26 de Mayo en la celebración de la edición número 20 del Día del Patrimonio. Desde las 9:30 hasta las 15 horas los esperamos en el Mausoleo de Salvador Allende, en el Cementerio General. Queremos compartir música, historias y memoria. Si quieres puedes llevar un clavel rojo y honrar la memoria del “Compañero Presidente”.

Te invitamos a acompañarnos el Día del Patrimonio

Luego de su lanzamiento en Berlín en 2018, La Internacional de Allende arriba en Chile para realizar singulares talleres y mesas de conversación teatralizadas durante el mes de abril en Santiago y Valparaíso. El proyecto finaliza en 2020, a 50 años del triunfo de la Unidad Popular, con eventos artísticos participativos en Berlín y Santiago de Chile.

La Internacional de Allende llega a Chile preparando la conmemoración de los 50 años de la Unidad Popular. Se trata de un proyecto de investigación y difusión realizado en cooperación por el Pool de Noticias de América Latina y la Fundación  Rosa Luxemburg (ambas de Alemania) y que cuenta con la participación de investigadoras e investigadores de las ciencias sociales, periodistas y artistas de ambos países, motivados por la necesidad de rescatar la experiencia de colaboradores y adherentes extranjeros, al proyecto socialista chileno, sus biografías, vivencias y diversas perspectivas acerca de un período político y social fundamental para la historia de Chile, destacado y recordado en el mundo entero.

El proyecto cross-media, que ya fue lanzado en Berlín (Alemania) en septiembre de 2018, pone a disposición de todo el público el material escrito, fotografías y audiovisual, resultantes de los procesos de investigación, principalmente a través de su sitio web internationalallende.org, donde las personas y visitantes también podrán aportar con sus opiniones y relatos.

Al mismo tiempo, se invita a la ciudadanía a participar por medio de mesas de conversación y asambleas teatralizadas, que situarán a los asistentes en contextos futuros que proporcionan una mirada retrospectiva de la historia. El formato de las mesas es producto de una dramaturgia colectiva, realizada en cooperación con el Centro de Investigación Teatro La Peste de Valparaiso. Los eventos tendrán lugar en el Parque Cultural de Valparaíso, el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) y la Corporación Cultural de Recoleta, éste último realizado en cooperación con la Universidad Abierta de Recoleta. Las actividades son gratuitas y de libre acceso al público.

Agrónomos brasileños y franceses, curas y monjas belgas, sociólogos y periodistas alemanes, profesoras argentinas y mexicanas, cibernéticos británicos, músicos, cineastas, fotógrafos latinoamericanos y junto a ellos miles de vidas anónimas que vinieron a Chile, son parte de los testimonios que rescata este proyecto al que se podrá acceder como un documento histórico, fundamental para comprender desde desconocidas miradas, un episodio tan importante para nuestro país.

Entre las invitadas e invitados a las actividades presenciales en Chile, están destacados personajes nacionales, como el recién nombrado premio nacional de arquitectura 2019, Miguel Lawner; el sociólogo Tomás Moulián; la diputada y abogada en Derechos Humanos, Carmen Hertz y el artista fundador de la brigada Ramona Parra, Alejandro “Mono” González, además de los brasileños, Marijane Lisboa, socióloga y académica en derechos humanos y medio ambiente, la psicóloga de origen mexicano, Martha Elba López y Victor Klagsbrunn, cientista político y economista, ambos testigos presenciales, con una opinión cercana de lo ocurrido durante el gobierno de la Unidad Popular en Chile y el posterior golpe militar de 1973, entre otras invitadas e invitados con destacada trayectoria y experiencias que, sin duda, representarán un gran aporte.

Contexto:

La alianza de una coalición de partidos conocida como la Unidad Popular, llevó al socialista Salvador Allende a la presidencia de Chile en 1970. Desde el comienzo, el gobierno popular, de la mano de cientos de organizaciones de pobladoras y pobladores, estudiantes, obreros, obreras, campesinos y campesinas, trabajó para construir un camino al socialismo, acorralado entre el autoritarismo soviético y el capitalismo occidental. El teatro y las artes se tomaron las calles, mientras que en los lugares de trabajo creció la consciencia de que el futuro estaba en manos del pueblo. Pero estos mil días de fiesta popular, de conflictos y de utopías, no encendió solo las aspiraciones del pueblo chileno. Miles de entusiastas de todo el mundo sintieron este llamado de la historia y se movilizaron para aportar con ideas y estar presentes en la construcción de un particular socialismo democrático en el contexto mundial.

ACTIVIDADES EN CHILE DE LA INTERNACIONAL DE ALLENDE

SANTIAGO

26 de abril 2019 – 19:30 horas.

Centro Cultural Gabriela Mistral- GAM

(Av. Libertador Bernardo O´Higgins 227, Santiago)

Santiago 1970-2030. Construir desde el Futuro.

Una asamblea teatralizada por el derecho a la ciudad.

Invitadas e invitados:

Miguel Lawner (Chile)

Marjane Lisboa (Brasil)

Geanina Zagal (Chile)

Marcelo del Campo (Chile)

27 de abril 2019 – 12:00 horas

Teatro de la Corporación Cultural de Recoleta

(Inocencia 2711, Recoleta)

Mesa de Debate: ¡Hagamos memoria!

Un debate sobre la dimensión internacionalista de la Unidad Popular.

Invitadas e invitados:

Tomás Moulián (Chile)

Martha Elba López (México)

Víctor Klagsbrunn (Brasil)

Carmen Hertz (Chile)

VALPARAÍSO

30 de abril 2019 – 19:30 horas.

Teatro del Parque Cultural Valparaíso

(Cárcel 471, Valparaíso)

Valparaíso 1970 – 2030. Construir desde el Futuro.

Una asamblea teatralizada sobre el derecho a la ciudad.

Invitadas e invitados:

Alejando “Mono” González (Chile)

Yasna Amarales (Chile)

Peter Lehmann (Chile-Alemania)

María José Larrondo (Chile)

La internacional de Allende llega a Chile

La Policía de Investigaciones recuperó los objetos de valor patrimonial de Salvador Allende y las obras de arte de Hugo Rivera-Scott, robadas el sábado pasado desde el museo de arte ubicado en Avenida República. Hoy fueron entregados los objetos del ex presidente a la Fundación Salvador Allende y las pinturas del artista al Museo, las que serán restauradas debido a los daños que sufrieron durante su sustracción.

Luego de un intenso fin de semana de búsqueda, esta mañana la Brigada de Investigación Criminal (Bicrim) de la Policía de Investigaciones (PDI) recuperó los objetos del ex presidente Salvador Allende robados desde la sala memorial de la Fundación Salvador Allende (FSA) y las obras del artista chileno Hugo Rivera-Scott que habían sido sustraídas la madrugada del sábado 21 de abril.

La directora del MSSA, Claudia Zaldívar, declaró su gratitud en la recepción de los objetos y obras en el museo por parte de la PDI, destacando el amplio respaldo y la colaboración institucional que permitió este importante rescate patrimonial, que ocurrió por una entrega anónima ante de la PDI de Conchalí. “Agradecemos el trabajo de la Policía de Investigación, medios de comunicación y ciudadanía porque evitamos en conjunto que estas valiosas especies fueran vendidas o sacadas del país. Gracias a esta acción temprana de la red de protección se ha detenido el tráfico ilícito de bienes patrimoniales y artísticos”, remarcó Zaldívar aludiendo al alto valor histórico de las piezas robadas.

En tanto, Claudia Labbé, directora ejecutiva de la Fundación Salvador Allende, señaló que “estos días fueron de mucha conmoción para todos nosotros, para la familia del presidente Allende, y para toda una comunidad que valora el patrimonio histórico. En nombre de la Fundación Salvador Allende quiero agradecer las muestras de apoyo y afecto, la masiva colaboración para difundir el robo de objetos del presidente, que es un patrimonio invaluable y pertenece a todo Chile, y especialmente reconocer y felicitar el trabajo realizado por la Policía de Investigaciones de Chile”, dijo respecto a una campaña de búsqueda que también se extendió a las redes sociales.

En tanto, la senadora Isabel Allende, hija del ex presidente, mostró emoción por recuperar los objetos de su padre. “Estamos muy felices por recuperar nuevamente los objetos de mi padre, que habían sido robados de La Moneda en el golpe y que son tan significativos para nosotros, así como una parte patrimonial de la historia de Chile. Queremos expresar también nuestro agradecimiento a las numerosas muestras de solidaridad y afecto en estas dolorosas circunstancias y continuar con el llamado a que si conocen el paradero de otras pertenencias personales del Presidente Allende, nos lo hagan saber al correo o al teléfono de la FSA. Una parte de la sensación de reparación y recuperación de la dignidad se logra con la recuperación de los objetos personales perdidos, en especial, los álbumes familiares que mi madre hizo a mano y que nos duele tanto no tener entre nosotros”, dijo.

La investigación en curso

Si bien aun no se ha esclarecido si el delito es un robo patrimonial por encargo o un delito común, de acuerdo a las investigaciones preliminares informadas por Jorge Valdés Castro, Subjefe Nacional de la Jefatura de Robos y Focos Criminales de la PDI, el robo se habría producido por un llamado telefónico desde el Centro Penitenciario de Colina hacia el guardia de la empresa externa que custodiaba el museo, simulando una supuesta activación de una alarma de incendio y motivando la entrega de los objetos a un tercero que estaba en un automóvil.  Ambos sujetos fueron identificados gracias a las cámaras de seguridad del MSSA, fueron detenidos y actualmente están con medidas cautelares mientras dure la investigación: no se ha descartado su participación voluntaria o en colusión.

Todos los objetos del ex presidente Allende y los dos cuadros del artista Hugo Rivera – Scott fueron recuperados, no así los equipos computacionales robados. El Museo de la Solidaridad Salvador Allende y sus tres exposiciones de arte contemporáneo, entre las cuales se encuentra la muestra “Ancla 637 con Hugo Rivera Scott y otros” ya abiertas al público de martes a domingo de 10 a 18 hrs en Av. República 475, mientras que la sala de objetos del presidente Allende está cerrada hasta próximo aviso.

Objetos patrimoniales y obras de arte retornan al Museo de la Solidaridad Salvador Allende

Objetos personales del presidente Salvador Allende y dos obras del artista chileno Hugo Rivera – Scott son parte de las especies robadas esta madrugada en el edificio que alberga a la Fundación Salvador Allende y al Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA).

Ambas instituciones llaman a la ciudadanía a estar alertas y no adquirir estos bienes patrimoniales de gran valor histórico y artístico. Como un grave robo patrimonial que afecta a la historia de Chile y al arte nacional, ha sido calificado el hecho delictual que ocurrió este sábado 20 de abril a las 5 am. en el barrio República, cuando un grupo de personas sustrajo invaluables especies desde el palacio Heiremans, vulnerando la seguridad del edificio, destrozando vitrinas y elementos de seguridad.

Actualmente, la Fiscalía y Policía de Investigaciones está realizando las primeras diligencias investigativas y la causa fue catalogada como robo en lugar no habitado. El espacio cuenta con servicios de seguridad de una empresa externa, alarmas y cámaras de vigilancia, las que están siendo periciadas por los detectives. Por el día domingo 21 de abril el MSSA estará cerrado a público por motivos de investigación.

Entre los objetos personales de Salvador Allende -pertenecientes a la Fundación del mismo nombre-, se encuentra el carnet original de militante del Partido Socialista, donde se visualiza su fecha de incorporación al partido en 1933, el reloj marca Jaeger-LeCoultre, y la capa azul de médico. Estos objetos forman parte de una colección compuesta por objetos patrimoniales que han sido donados por coleccionistas, amigos, y adherentes del ex presidente, que se exhiben desde 2006 en la sala dedicada a la memoria de Allende.

“Estamos muy conmovidos por lo ocurrido. Los objetos del presidente Allende forman parte de un patrimonio y legado histórico que ha costado muchas décadas reconstruir, luego de circunstancias trágicas y de mucho dolor, y que ha sido posible gracias al ánimo desinteresado de personas que reconocen la reparación y dignidad de devolver lo que fue usurpado, permitiendo así recuperar algo que no sólo le pertenece a la familia del presidente Allende, sino que se ha puesto en exhibición al público por considerarse un patrimonio de todo Chile”, expresa Claudia Labbé, directora de la Fundación Salvador Allende.

En tanto, al Museo de la Solidaridad Salvador Allende -entidad administrada por la Fundación Arte y Solidaridad- fue sustraídos dos óleos del artista y académico Hugo Rivera- Scott, quien recientemente había inaugurado la muestra antológica Ancla 637 con Hugo Rivera – Scott y otros. Se trata de las obras Pintura (69.9 x 109.8 cm) y Cuadrados azules (50 x 50.5 cm), que realizó a finales de los años sesenta en Chile. Avaluadas en 10 mil dólares, ambas obras pertenecen a la colección personal del artista y se encontraban en calidad de préstamo al MSSA para su exhibición. A estos dos graves robos patrimoniales, se suma la sustracción de dos equipos informáticos del MSSA.
“Nos encontramos profundamente afectados por el robo de las dos obras más antiguas de la exposición temporal del artista Hugo Rivera-Scott. Por su lugar en la historia del arte nacional, consideramos que éste podría ser un robo selectivo, por lo que llamamos a la ciudadanía a no adquirir obras sin verificar su procedencia y a entregar antecedentes que puedan ayudar en la investigación en el correo electrónico museo@mssa.cl”, señala Claudia Zaldívar, directora del Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

Roban objetos del Presidente Allende y obras de arte del Museo de la Solidaridad

Hace casi 15 años, en el lugar en que hoy funciona la Fundación Salvador Allende y el Museo de la Solidaridad Salvador Allende se encontraron archivos secretos de los tiempos en que la casa Heiremans fue recinto de la CNI. Hoy revisitamos este video que tiene como protagonista al flamante Premio Nacional de Arquitectura Miguel Lawner y su aporte en la recuperación de este fragmento de memoria.

Miguel Lawner y la desclasificación de archivos de la CNI

Por Francisco Javier Estévez

“Estación Utopía: una obra posible”. Con este nombre, el artista visual Leonardo Portus presentó no hace mucho en el MAVI una exposición con las estaciones del Metro tal como imagina él se habrían resuelto estéticamente de haber concluido el proyecto de tren metropolitano que tenía el Gobierno de la Unidad Popular. En el proyecto original de entonces, el Metro  comenzaba su recorrido en la Estación Violeta Parra que después pasó a llamarse San Pablo. Continuaba por Alameda, y en la Unctad III la Estación tendría como nombre el de Gabriela Mistral, y bueno, subiendo, la estación final no era Escuela Militar, sino  Villa San Luis, un conjunto  habitacional socialmente inclusivo, arriba en Las Condes.

El proyecto de Metro del gobierno de Allende fue parte de una revolución utópica. Y claro, nunca Allende ni la Unidad Popular se refirieron al proceso  transformador de ese período como una “utopía”. Predominaba entonces la noción ideológica del  “socialismo científico”, esto es, que la nueva sociedad surgiría inevitablemente por la ley  misma de la naturaleza de los medios de producción. Y sin embargo el gran discurso convocante de Allende era la utopía misma, una utopía que era posible.

Hagamos un recorrido distópico. Tomemos el Metro, y bajémonos  en  Estadio Nacional,  el 5 de noviembre de 1970, con las tribunas y galerías colmadas de compañeras y compañeros, y  volvamos a escuchar un fragmento del discurso del Presidente Salvador Allende al inicio de su mandato, cuando señala cuál debe ser el ideal  que oriente la acción del pueblo y su gobierno:

“Crear una nueva sociedad en que los hombres  [todavía entonces    la palabra ‘hombre’ era un sinónimo de ‘ser humano’] puedan satisfacer sus necesidades materiales y espirituales sin que ello signifique la explotación de otros hombres. Crear una nueva sociedad que asegure a cada familia, a cada hombre o mujer, a cada joven y a cada niño, derechos, seguridades, libertades y esperanzas. Que a todos infunda un hondo sentimiento de que están siendo llamados a construir la nueva patria, que será también la construcción de vidas más bellas, más prósperas, más dignas y más libres para ellos mismos…”.

“A ustedes [se refiere a las delegaciones internacionales presentes] que han escuchado cómo la Unidad Popular llevará a cabo el programa respaldado por nuestro pueblo. A ustedes formulo  una petición: digan que aquí la historia experimenta un nuevo giro;  que aquí un pueblo entero alcanzó a tomar en sus manos la dirección de su destino para caminar por la vía democrática hacia el socialismo […] con el deseo de que cada hombre del mundo sienta en nosotros a su hermano”.

Y así concluye su discurso: que cada hombre el mundo sienta en nosotros a su hermano. Un gran discurso utópico.  Salimos del Estadio. Las palabras de Allende se van con nosotros. Como un eco en la memoria mientras caminamos de vuelta al subte  de la distopía para regresar al aquí y al ahora. Tanta esperanza. Esas palabras vibrantes  se  quedan dentro de nosotros  Debemos ser protagonistas de la transformación de la sociedad. Había invocado la participación ciudadana: Vengan – les decía a los jóvenes– hay un lugar para cada uno en la construcción de la sociedad,  y citando  una consigna escrita en una muralla de París 1968: La revolución se hace primero en las personas y después en las cosas.

No se trata de nostalgia: el dolor de no poder regresar. Sí me entienden: no se trata de revivir la Unidad Popular o el Programa de las 40 medidas. Es otra cosa muy profunda, de mucho sentido. Se trata de una interpelación de Allende a nuestra actual  política de izquierdas: qué esperanzas del pueblo, qué esperanzas de  la sociedad debemos expresar y canalizar para la transformación profunda que Chile requiere hoy de cara al futuro. ¿Cuál es el nuevo paradigma por el que vale tener esperanza y orientar al país a una nueva sociedad, más humana?

Ese nuevo paradigma surgirá de la conjunción plural de las distintas utopías que actualmente le hacen sentido a la gente progresista. Esas utopías están ahí: solo es necesario salir a buscarlas y  dialogar con  ellas. Más claro aún: esas utopías están actualmente en movimiento. O somos parte de esos movimientos o simplemente nos pasarán por el lado. El movimiento feminista, el movimiento ecologista, el movimiento de derechos humanos, el movimiento por la participación ciudadana, el movimiento contra el racismo anti migrante, el movimiento de los pueblos indígenas por sus derechos, en fin… Todas estas causas utópicas son posibles, son necesarias, son urgentes.

Exordio a reunión convocada en la casa esquina de Tegualda y Lautaro,  por la Fundación Salvador Allende para su Círculo de Amigos, el 18 de marzo de 2019.

A cincuenta años de la Unidad Popular: Allende y un nuevo paradigma

“Recordándonos que accedemos a un espacio en que la historia política revive cada vez que sus butacas reciben a la ciudadanía en actos y eventos democráticos y republicanos”, fueron las palabras de bienvenida a la muestra “Ex Mandatarios, Historia republicana de un país 1932-1970”.

La exhibición permanente, cuya inauguración se llevó a cabo este 11 de Marzo, ya se encuentra abierta en el Ex Congreso Nacional, en las afueras del Salón de Honor.

En la oportunidad se destacó la importancia de la exhibición, subrayando la importancia de la educación cívica para todos, y se agradeció a las instituciones que apoyaron la iniciativa como la Biblioteca del Congreso Nacional, a la Casa Museo Eduardo Frei Montalva y a la Fundación Salvador Allende.

Entre los mandatarios que son homenajeados en la muestra se incluye a Arturo Alessandri Palma, Pedro Aguirre Cerda, Juan Antonio Ríos Morales, Jorge Alessandri Rodríguez, Eduardo Frei Montalva, y Salvador Allende Gossens.

Estas fotos de los presidentes de Chile también están acompañando a los anteriormente inaugurados bustos de O´Higgins y Carrera.

«Ex Mandatarios, Historia republicana de un país 1932-1970»

En este nuevo 8 de marzo recordamos a la Mujer en la Unidad Popular en este video de #colecciónUP,  y además les dejamos las palabras del Presidente Allende en el edificio Gabriela Mistral en 1973.

Muy queridas compañeras:

Ha sido muy grata para mi esta invitación que me formulara mi estima da compañera y amiga Marta Melo, Secretaria Ejecutiva de la Secretaría General de la Mujer, para compartir unos minutos con ustedes.

No puse como condición, pero tenía la esperanza de compartir con ustedes este grato momento, sin tener que hablar. Lo hago, primero para resucitar a Marta, porque esa flor que lleva se la he puesto yo. (Risas)

Hoy día grabé un saludo a la mujer chilena; saldrá en el Canal 7, por lo tanto estaré presente con ustedes en su casa esta noche, y espero que sus compañeros -por orden mía- las festejen. (Risas)

Saludo especialmente la presencia de mi estimada amiga, representante de la Federación de Mujeres Cubanas. He tenido la oportunidad de estar, conversar y dialogar con ella, así como me percaté profundamente de la gran actividad que desarrolla la mujer cubana y de la repercusión que tiene su labor en la vida revolucionaria de Cuba. Por eso, en ella saludo a la combatiente mujer de la isla de Martí, recordando que cuando fui invitado por Fidel Castro para recibir el saludo del pueblo cubano, vi miles y miles de mujeres que me estimularon con su presencia. (Aplausos)

Me parece casi innecesario señalar, que desde los albores de nuestra existencia como raza y como pueblo, la mujer jugó en Chile un gran y extraordinario papel.

Desde la mujer araucana, que junto al indio de esa tierra heroica, del Arauco indómito, contuviera al invasor.

Desde las mujeres que tejieran las banderas de la independencia, para terminar con el coloniaje, a lo largo de los años de nuestra vida, la mujer ha ido marcando con su ejemplo, con su convicción, con su fé patriotica, su anhelo de hacer de Chile un país de dignidad, de independencia, con perfil propio. Lógicamente en esta tarde hay que recordar a una mujer que recibiera el castigo y el desprecio de las castas pseudo-aristocráticas de su tiempo. Me refiero a Isabel Riquelme, madre del Padre de la Patria, que por haber tenido un hijo al margen de la vida conyugal, por ser hijo natural Bernardo O’Higgins, el padre de los niños, de todos los niños de Chile, recibió el desprecio de su época.

Hay que pensar lo que significó el cariño y la abnegación de Isabel Riquelme, para sobreponerse a su tiempo y ser capaz de darle como madre, la fuerza espiritual que tuvo Bernardo O’Higgins el Padre de la Patria. (Aplausos)

De la misma manera hay que recordar a una mujer que no tuvo hijos, pero le cantó a los niños con dulzura de madre, Gabriela Mistral. (Aplausos)

De la misma manera habría que destacar la tradición y la presencia de lucha de la mujer, en las grandes batallas del pueblo. Ella ha simbolizado a la mujer anónima que muchas veces en el salitre, supo de la olla común, para fortalecer al compañero en huelga, durante meses y meses, en muchos de los casos.

Habría que recordar también a la mujer del carbón, que también -en etapas muy duras- junto a su hombre se pusieron en la vía férrea, para que se hiciera justicia a sus legítimas demandas.

Habría que recordar a las compañeras que cayeron en la lucha, a esas mujeres anónimas que sufrieron la cárcel, la relegación, el destierro, el campo de concentración, particularmente en Pisagua. Quiero recordar a Margarita Naranjo y sus compañeras, símbolos dignos de abnegación y espíritu de la mujer chilena, en el día de hoy en que a lo largo del mundo se celebra un homenaje -como lo dijo Marta Melo-, a las primeras mujeres que hicieron una huelga femenina para protestar por el trato discriminatorio que el régimen capitalista tuvo y tendrá para con ellas.

En el día de hoy a lo largo del mundo se rinde un homenaje a la mujer, recordando a esas mujeres que abrieron colectivamente la senda en la lucha de la mujer por conquistar derechos que una sociedad injusta les ha negado, y en muchos países aun, les niegan.

Sin embargo el tiempo no corre en vano y a lo largo del mundo – y aun dentro de las concepciones del régimen capitalista – las mujeres han ido conquistando derechos y han ido estableciendo que no puede existir discriminación entre el hombre y la mujer. Claro está que la conquista plena de estos derechos, se logra en las naciones que han suprimido la explotación del hombre por el hombre y en donde la mujer y el hombre tienen las mismas oportunidades; son iguales ante la Ley y las perspectivas para uno y otro se abren en función de su capacidad, de su espíritu de superación y su sentido de responsabilidad.

Entonces vemos como el mundo ha ido comprendiendo que el socialismo da las más amplias posibilidades a la mujer, posibilidades que el régimen capitalista les ha negado.

No en vano ha sido la Unión Soviética, país socialista, el que ha puesto la técnica al alcance y al dominio de la mujer, y por eso el símbolo contemporáneo, cuando el hombre domina el cosmos, se expresa en la presencia de Valentina Tereshkova, símbolo de la mujer contemporánea, la primera mujer que ha demostrado su eficiencia en el espacio sideral.

También hemos visto cómo una mujer supo sobreponerse a la injusticia, y tuvimos el agrado de tenerla aquí; la compañera y amiga Angela Davis, quien derrotó a la injusticia y la persecución.

Pero indiscutiblemente el mundo ha tenido una sorpresa; me refiero a los sectores reaccionarios del mundo, que han tenido una sorpresa al ver cómo la mujer de un pequeño y digno país, el más heroico país, Viet Nam, ha estado presente con la superior responsabilidad en las conversaciones de paz en París, mientras otros mandaban a sesudos – o aparentemente sesudos funcionarios públicos, Viet Nam enviaba una frágil mujer, que tiene toda la fuerza heroica, del más heroico de los pueblos, el pueblo vietnamita. (Aplausos)

Tengo un recuerdo; yo estuve en 1968 en Viet Nam del Norte, y fui – posiblemente – el último político latinoamericano que conversó con un hombre que jamás olvidaré, porque ha sido la personalidad que más me ha impresionado, la del gran Ho Chi Minh, el “tío Ho” como lo llamaba su pueblo. (Aplausos)

Con esa sencillez y claridad propia, me mostró la fotografía de los niños y niñitas de su pueblo, y gracias a sus palabras tan sencillas y dulces, pude imponerme que el factor esencial en la lucha liberadora de Viet Nam, era la presencia combativa de la mujer. Durante mi estadía en Viet Nam, los dos primeros días nos atendió una muchacha joven, de unos 20 años. Fina, de estatura regular, con pantalones negros, sandalias, blusa blanca y una gran trenza negra. Ella nos servía las comidas. Al tercer día no concurrió; cuando llegó el compañero intérprete le preguntamos donde estaba la compañera que nos atendía. Nos respondió que en la Universidad. Ella era estudiante de 4° año de Pedagogía y a veces trabajaba voluntariamente atendiendo huéspedes.

Nosotros manifestamos nuestra satisfacción y destacamos lo gentil, atenta, frágil y bella que era, a lo que el intérprete -con una sonrisa irónica- nos dijo: “si, es muy frágil, demasiado frágil, claro que es segundo Comandante de un Batallón de Ametralladoras. (Risas)

Cuando vino de nuevo a atendernos, pudimos conversar con ella y en forma muy medida, adentrarnos en su vida. Esa mujer frágil demostraba su entereza, su fiereza y su convicción, al ser capaz -al igual que las demás mujeres vietnamitas- de cumplir las más duras tareas, en la producción, en la enseñanza, en el Ejército.

Por eso creo que en este día grato para los hombres, porque celebramos a la mujer chilena y a la mujer en el mundo, aquí en nuestra patria es útil señalar cómo vamos avanzando y cómo la presencia de la mujer se hace más evidente, junto a su compañero en el proceso revolucionario de nuestro país.

Para mi ha sido muy satisfactorio escuchar las palabras de la compañera Presidente del Sindicato Unico de Empleadas Domésticas. Tuve oportunidad de decirle antes de las elecciones del 4 de marzo; dije en conferencia de prensa ante los corresponsales extranjeros, que las mujeres han alcanzado un más alto grado de independencia y liberación en Chile. Sin embargo hice referencia a miles y miles de chilenas que no tienen vida propia, que son las campesinas. Señalé el drama de cientos de miles de mujeres, que trabajan y son explotadas, porque a igual trabajo reciben salario distinto. Destaqué cómo la mujer en Chile está en situación diferente al hombre, frente a una moral absurda que marca a la mujer en forma desigual. La mujer de esta época, todavía en nuestra patria- y a pesar de los avances- es una mujer limitada en sus expectativas y en sus posibilidades.

Y señalaba como un ejemplo típico a la empleada domestica, que inclusivo en los países del capitalismo industrial ha desaparecido. El trabajo de las empleadas domesticas es una secuela de la más dura explotación, que todavía persiste en los países dependientes.

Esta es una esclavitud real para la mujer, que se ve obligada a vivir en la casa en que trabaja, sin derecho a salir todos los días, y la mayoría de ellas tienen que dormir en esa casa, sin jornada de ocho horas y muchas veces tienen permiso solamente una vez por semana, separada a veces de su compañero y de sus hijos.

Por eso felicito a las compañeras que dirigen el Sindicato Único de Empleadas Domésticas, y me congratulo porque se ha formado la Secretaría de la Mujer y la Directiva Nacional de las Mujeres de la Unidad Popular, las que gastan tiempo y energías para darle fuerza y vigor a la mujer que tiene uno de los oficios más injustos, que marcan nuestro retraso, y pretenden hacer de la empleada doméstica una mujer liberada en nuestra patria. ( APLAUSOS ) Por eso siempre sostuve y además los hechos me dan la autoridad moral para decirlo, que los partidos de izquierda, los dirigentes revolucionarios, debíamos preocuparnos más y más de elevar el nivel político y la conciencia de la mujer.

Para que la mujer tomara conciencia que ella es mucho más explotada que el hombre en el régimen capitalista; si el campesino y el obrero han tenido una existencia limitada, la mujer ha sido mucho más limitada en su existencia.

Por lo tanto si hay algo que tiene sentido de significación, que proyecte efectivamente lo que es un proceso revolucionario, es darle a la mujer los derechos que le hemos negado. Consagrarla plenamente ante la ley, ante los derechos sociales y en el aso humano, en el intelecto, en el nivel de igualdad, que indiscutiblemente sólo un proceso revolucionario le puede otorgar.

De la misma manera que pienso y lo he sostenido reiteradamente, creo tener autoridad, porque las principales leyes que nosotros hemos creado, están destinadas precisamente a darle a la mujer beneficios positivos; de elevar sus condiciones materiales y su existencia. Estas leyes afianzan el futuro de Chile dan forma y contenido a la familia. estas leyes están destinadas a terminar con la brutal injusticia que golpea y castiga a la madre soltera; estas leyes le dan a los hijos igualdad de derechos, llevan mi firma, como combatiente a lo largo de toda mi existencia. Si hay algo que me permite tener mi conciencia tranquila, es que como Parlamentario de oposición ayer, como Gobernante hoy día, como Compañero Presidente de la República, mi preocupación fundamental será obtener el despacho de las leyes que le den a la mujer los derechos que antes no le daban (Aplausos)

Creo que honramos fundamentalmente a la madre, cuando propiciamos y obtendremos que en Chile se termine con la ignomía jurídica y social que establece derechos desiguales para los hijos; hijos naturales, legítimos e ilegítimos. El Gobierno Popular obtendrá el despacho de la ley que consagre la igualdad a todos los niños de Chile (Aplausos).

Fundamentalmente me interesa destacar que esta actitud del Gobierno Popular, no obedece ni puede nadie interpretarla como una actitud paternalista. No hay revolución; no hay afianzamiento de un proceso revolucionario; no hay creación revolucionaria sin la activa y combativa presencia de la mujer, y en por ello, que a través de la Secretaría General de la Mujer, y fortaleciendo las actividades que desarrolla el Comando Nacional de la Mujer, de la Unidad Popular, nosotros queremos que lenta pero firmemente, con apremio y madurez, se vaya haciendo posible que más y más capas de mujeres se incorporen al proceso revolucionario que vive Chile.

Cuando la mujer entienda cabalmente, cuán dura es su existencia en el régimen capitalista y cómo es ella explotada; cuando tome conciencia de las limitaciones que se le han puesto sobre la base de una discriminación y de prejuicio, que hay que destruir totalmente.

Cuando la mujer nuestra, campesina, obrera, empleada, técnico o profesional, alcance esa concepción de su propia vida, y vea las perspectivas y posibilidades que se les abren, serán torrentes de mujeres las que estarán junto a nosotros, y serán un factor-con ternura y fineza-para afianzar y darle dureza revolucionaria al proceso nuestro.

Hemos avanzado y estamos logrando más apoyo femenino. Lo demuestra el aumento -en esta última votación- un aumento proporcional en la mujer. Pero todavía -basta ver las cifras- hay un amplio sector de mujeres, que no son de la alta y mediana burguesía, sino que son mujeres de la pequeña burguesía e inclusive la mujer proletaria, que no trabaja, que no tiene vida sindical, por lo que no sabe aun lo que es la lucha social.

Esto es responsabilidad nuestra. Debemos llegar a ellas, con un mensaje que no puede ser de horas o días antes de una elección; el trabajo debe ser permanente y constante.

Por eso creamos la Secretaría General de la Mujer; por eso este Gobierno ha destacado mujeres en cargos de extraordinaria importancia. Piensen ustedes que después de 160 años, la primera mujer nombrada como Ministro de Corte, la nombré yo, como Presidente de un Gobierno Popular. Piensen ustedes que nunca antes hubo más mujeres Intendentes y Subdelegados. Vean ustedes la diferencia en el número de mujeres de la Unidad Popular electas, para la Cámara y el Senado, y las mujeres que han sido elegidas por los partidos de oposición. Hay que ver el número de candidatas que llevamos nosotros y ellos; piensen que este Gobierno ha tenido y tendrá mujeres Ministros. Piensen que este país por ejemplo, vive prácticamente de las importaciones del cobre, que significa el ingreso de 900 o más millones de dólares, el sueldo de Chile, y tiene a una mujer a cargo de las ventas del cobre.

Piensen ustedes que hemos entregado la responsabilidad a las compañeras, para prepara comidas pre-elaboradas, de tal manera que la mujer pueda adquirirla a la salida de su trabajo, y llegar a su hogar sin necesidad de ponerse a trabajar nuevamente para darle de comer a su compañero y a sus hijos.

Hemos creado la Secretaría Nacional de la Mujer, institución a la cual se le ha entregado la torre del Edificio Gabriela Mistral, como un símbolo de lo que queremos que se haga por contribuir a liberar a la mujer. Queremos que las directivas de los partidos populares y le exigimos a la Secretaría Nacional de la Mujer, que ayuden a la organización de la mujer en los Centros de Madres, que deben transformarse en talleres de producción. Que ayuden a la mujer para que vitalice su presencia en las Juntas de Vecinos. La mujer tiene que entender que en un país como el nuestro, la demanda es mayor que los bienes que podemos entender. En Chile tenemos y tendremos limitaciones para abastecer de alimentos y bienes que el pueblo necesita, porque la estructura de la producción ha estado destinada a satisfacer las necesidades de las minorías.

En cuanto al problema de los alimentos, en estos momentos hay una crisis mundial, por lo que los precios suben; esto debe saberlo la mujer. En el caso de Chile, siempre se ha tenido que importar una gran cantidad de millones de dólares en carne, grasa, trigo, mantequilla, y aceite, porque estos productos no los produce la tierra chilena. Antes eran 200 millones de dólares en alimentos; ahora importamos 245 millones, pero la situación será la misma, porque los alimentos han subido. Por eso, la mujer chilena tiene que darse cuenta entonces, que en esta etapa de transformación, cuando el Gobierno Popular hiere los intereses poderosos de las empresas transnacionales, de los monopolios chilenos de distribución y producción, de la banca y el latifundio, se produce la reacción lógica. El capital productivo puso a convertirse en capital especulativo, que nace sobre condiciones reales de mayor demanda y menor posibilidad de entrega de bienes, por lo que crece cada vez más el mercado negro y la especulación.

Entonces tienen que organizarse y defenderse. Se defienden ayudando a las Juntas de Vecinos, a los Centros de Madres, y con mayor razón a las Juntas de abastecimientos y Precios, que son absolutamente legales, y son un factor esencial para crear el Poder Popular, que debe estar fundamentalmente constituido por la mujer.

Finalmente compañeras, hay tanto que hacer en el campo de la educación, y de los derechos legales, para lo cual lo único que falta es tiempo, porque la conciencia, la voluntad y la decisión revolucionaria nuestra, nos señala y nos dice que no habrá una revolución que se estabilice, que se desarrolle, que se proyecte hacia el futuro, si no transforma la sociedad, para ponerla al servicio de la mujer. Y esto solo podrá obtenerse cuando la mujer misma, sobre la base de tomar conciencia de su acción, pase a ser un factor dinámico del proceso revolucionario.

Esta tarde, al estar con ustedes y oír las palabras de la compañera Presidente del Sindicato Único de Empleadas Domésticas, he recordado mi recorrido por Chile, en el que ha dialogado bastante con el pueblo, llamando a elevar la conciencia sobre todo de la mujer, así como para señalar los peligros que amenazan al desarrollo normal de la revolución chilena. Destaqué que este proceso es más duro y difícil en nuestro país que en cualquier otra parte, porque enfrentamos la extraordinaria tarea de hacer una revolución dentro de los cauces legales de la burguesía, con la oposición del Congreso. Además de esto, el Poder Judicial es autónomo, y las leyes han sido hechas por un sector minoritario y en contra de los grandes intereses nacionales. Por eso compañeras, tengo la obligación de decirle a ustedes que el 4 de marzo hemos obtenido una victoria que tiene perfiles muy claros, porque ellos pretendían obtener los dos tercios para echarme constitucionalmente. Siempre pensé que no iban a alcanzar los dos tercios, pero nuestra gente, muchas veces no trabajó con el tesón y el empuje necesarios. Si hubiéramos trabajado con más intensidad, habríamos hecho pesar a la mujer chilena, que los beneficios que goza ella y sus hijos, son frutos de la labor denodada de los partidos populares. El trabajo, la escuela, los derechos de la ancianidad, la ampliación del descanso maternal después del parto, los beneficios de la asignación familiar, la asignación familiar pre-natal. y las leyes de los Jardines Infantiles, Salas-Cuna, son obra de la izquierda chilena.

También queremos establecer una pensión para las dueñas de casa, porque esa mujer, sin carrera o profesión, es también una mujer respetable. Por otra parte, una de las primeras iniciativas del Gobierno Popular, fue el proyecto del Ministerio de la Familia, que no ha sido despachado por el Congreso.

¿Cuántos hogares hay en Chile, que están vinculados solo en apariencia? Estos hogares, al romperse hacen caer todo el peso sobre la mujer, que es la que más sufre, porque queda sola a cargo de sus hijos, sin la posibilidad, a veces, de darle de comer a sus hijos.

Tampoco queremos que haya desigualdad entre los hijos, así como necesitamos que se difunda la educación sexual, que no alcanza a comprenderse en el nivel superior, intelectual y moral que debe, para enseñar a ver con respeto y contenido científico al sexo.

En estas condiciones hay todavía -y por desgracia- muchachas jóvenes que se prostituyen, las que por la realidad social, tienen que vender sus caricias para poder subsistir.

El aborto marca en nuestro país, todavía, el más alto índice de mortalidad de madres. Todo esto les muestra que falta mucho por hacer, y la presencia de ustedes es necesaria. Yo se que ustedes se seguirán sacrificando y luchando, para que las hijas de ustedes, sus nietas y las demás generaciones futuras, tengan una vida justa, que debieron haber tenido ustedes, pero que el régimen injusto les negó; ustedes van a construir con su dulzura y decisión magna, la sociedad para la mujer del mañana.

¡Vamos mujer!

En este comienzo de marzo recordamos otro inicio de año escolar con un discurso pronunciado por Salvador Allende el 25 de marzo de 1971. Una mirada descriptiva, aguda y con propuestas claras en materias educativas. 

Estoy aquí para conversar con ustedes, alumnos, maestros, padres y apoderados en mi doble calidad de abuelo que tiene un niño en la Educación Básica, y de Presidente del pueblo. Saludo fervorosamente a la comunidad educacional. Destaco la importancia que tiene este acto, que se realiza por vez primera en nuestro país, y que, además, alcanza realce excepcional porque están aquí, además de los padres, alumnos y maestros, los dirigentes del Sindicato único de Trabajadores de la Enseñanza, encabezados por el primer trabajador de la educación, el compañero ministro de Educación Pública del Gobierno Popular, Mario Astorga Gutiérrez.

Saludo la presencia en este acto de representantes de la Universidad de Chile y de la Universidad Técnica. Saludo la presencia en este acto del señor director de la Escuela Militar, plantel donde se forjan los soldados de la Patria. Están aquí, junto a nosotros, los dirigentes de los trabajadores.

Personalmente, a lo largo de mi vida, tuve siempre vínculos que me acercaron más y más a los maestros. No pasé por la Universidad tras la búsqueda ansiosa de un título que me permitiera una vida material mejor. Tengo la satisfacción de haber sido un luchador universitario; de haber sido expulsado de la Universidad por defender procesos de reforma; de haber estado junto a los maestros a lo largo de mi vida pública, cuando plantearon su inquietud para hacer posible la transformación de la educación chilena o cuando lucharon por sus justas reivindicaciones.

Quiero tan sólo recordar que el primer proyecto de ley que presentara como diputado por Valparaíso, en 1937, fue un proyecto destinado a la alfabetización obrera y campesina, y que, para financiarlo, ponía un impuesto al hierro exportable. Como era de imaginarse en un Congreso con mayoría que no era de la nuestra, este proyecto no fue despachado.

Enseguida, en mi labor parlamentaria, muchas y muchas veces levanté la voz, sobre todo para señalar la importancia trascendente que los maestros chilenos habían tenido en el proceso de superación técnica y en desarrollo de la educación. Fustigué, en forma muy dura, a aquellos gobiernos que, sin comprender el sentido nacional y patriótico que encerraba la actitud de los maestros, recurrieron a la represión y expulsaron de la enseñanza a un número superior a los 300 maestros chilenos en una determinada oportunidad.

De la misma manera, intervine en los debates para defender el plan educacional de San Carlos y la creación de la Escuela Consolidada. Tengo la satisfacción profunda de haber presentado el proyecto de ley que crea la sección Norte de la Universidad de Chile en Antofagasta. Es decir, siempre, a lo largo de mi vida pública, estuve preocupado de los problemas de la educación y junto a los maestros, en sus duros combates por mejorarla y por mejorar también su vida, su existencia.

No fue, entonces, una actitud electoral la que me llevó, hace año y medio o dos -cuando los maestros estuvieron en huelga cerca de tres meses-, a participar como Senador del Pueblo, en todos los actos públicos y en las ollas comunes que levantaron para defender su dignidad. Este acto, repito, se realiza en el comienzo del primer año educacional del Gobierno Popular, del Gobierno de ustedes, que me honro en presidir. Quiero destacar la importancia que él tiene, ya que nosotros queremos hacer presente cuánta significación tiene y tendrá la presencia de ustedes en los procesos de transformación política, económica y social, por los cuales luchamos. Quiero, una vez más, hacer presente que estos profundos procesos de cambios a que Chile está abocado, sólo podrán realizarse con el apoyo integral de la comunidad, sobre la base del esfuerzo de un pueblo consciente, disciplinado, heroico en el trabajo, en la creación, y por ello, indiscutiblemente que hay que destacar la importancia que tendrá la escuela y el maestro, sobre todo, frente a las dificultades que tendremos, porque hacer cambios es herir intereses y el camino nuestro es el más duro, ya que tendremos que realizarlo dentro de los marcos de una legalidad democrática y burguesa, con el respeto integral a la personalidad humana y a los derechos sociales frente a sectores que no trepidan en crear toda clase de dificultades a este Gobierno, pero que serán vencidas por la unidad, por la entereza, por la decisión y por la voluntad revolucionaria del pueblo.

Para nosotros, toda sociedad debe ser una escuela, y la escuela debe ser parte integrante de esa gran escuela que debe ser la sociedad. Pero no la tradicional, introvertida, satisfecha de una enseñanza que puede ser bien impartida, pero que no traspasa más allá de sus muros; porque pensamos en la escuela abierta, plenamente integrada a los procesos que inquietan, preocupan e interesan a la comunidad. Eso es lo que anhelamos y eso es lo que saldrá del debate democrático que tendrán maestros, padres y alumnos, para hacer posible que esa reforma educacional que anhelamos sea el producto de una comunidad, comprendiendo la trascendencia que ella tendrá en el proceso del desarrollo de nuestra Patria.

Pensamos que este proceso de discusión de los problemas educacionales, tal como lo hemos señalado, forma parte de una concepción amplia y auténtica de una verdadera democracia, en donde la mayoría del pueblo participe permanentemente y no sólo en forma ocasional, como ocurre hoy día, en donde el pueblo todavía es citado tan sólo en los actos eleccionarios.

Nosotros ya hemos roto en gran parte esto, pero reconocemos que es fundamental avanzar, avanzar mucho más, y hacer que el pueblo esté presente en la etapa de construcción y realización, en las decisiones, en la acción, en la vigilancia y en el control de las actividades productivas, educacionales y en la acción del Gobierno.

Sólo así justificaremos lo que sostuvimos a lo largo de nuestras luchas cuando dijimos que el pueblo sería Gobierno. Y el pueblo será Gobierno cuando participe activamente en todas las actividades nacionales. Para hacer posible esa concepción democrática, debemos comenzar por establecer la igualdad de posibilidades para las nuevas generaciones. Nadie, menos yo que soy médico, puede sostener que todos los hombres son iguales. Y al decir hombres empleo genéricamente esta expresión. De lo que se trata es de darles las posibilidades a fin de que todos tengan la misma oportunidad y dependerá, por cierto, de las condiciones individuales de cada cual, el que esta posibilidad sea mejor aprovechada o desechada. No se trata, entonces, tan sólo de que nosotros luchemos por los cambios que implican que los medios de producción, en el nivel fundamental del desarrollo económico del país, pertenezcan a la comunidad, como lo hemos planteado al señalar la necesidad imperiosa de crear el área de capital social.

Se trata de que, además, luchemos por hacer posible una distribución equitativa de los ingresos para evitar las injusticias de los grandes desniveles de un régimen y un sistema, que da a tan pocos, tanto, y que da tan poco a la mayoría. Luchamos porque el hombre y la mujer de Chile, el joven, el niño y el anciano tengan derecho al acceso que les permita alcanzar los niveles de consumo necesario para satisfacer las necesidades esenciales.

Señalamos que nuestro pueblo, más que centenariamente tiene hambre de pan, hambre material y hambre espiritual.

Queremos igualdad para el desarrollo de las capacidades, igualdad de posibilidades, repito, y hay que señalar que esto no ocurre en el sistema que queremos transformar, porque nadie ignora de los que están aquí -que son maestros y profesionales- que por desgracia esta capacidad está ligada a las condiciones materiales de existencia.

Como médico, tantas y tantas veces en todas las tribunas, he señalado la tremenda injusticia y lacra social que entraña que en una sociedad injusta, un porcentaje elevado de niños no pueda tener igualdad de posibilidades, de desarrollar sus capacidades, porque sus padres no tuvieron cómo alimentarlos. Si hay algo que señala la injusticia increíble de este sistema, es que en Chile hay 600.000 niños con menor capacidad intelectual, porque no recibieron las proteínas en los primeros meses de su existencia.

Hoy sabemos que el rendimiento intelectual puede ser disminuido hasta en un 40 por 100, cuando el niño recién nacido no se alimenta en condiciones normales. Y por eso, de la misma manera, señalamos que la escuela es para algunos niños continuación del hogar, pero no lo es para la gran mayoría de nuestros niños cuyos padres, lamentablemente, no pueden satisfacer sus preguntas, el porqué, que es lo que siempre dicen los niños frente a los problemas diarios que confrontan. Un padre analfabeto es un padre que no puede enseñarle el lenguaje al niño ni explicarse siquiera, sencillamente, los procesos del mundo, de la sociedad y de la Patria. Por ello, nosotros señalamos que la lucha sin cuartel en que estamos empeñados es hacer factible las posibilidades iguales, para que se desarrollen en condiciones similares las capacidades de los niños, al margen de las contingencias de una sociedad injusta, que abre todas las posibilidades a unos pocos y cierra las posibilidades a la inmensa mayoría de nuestros niños.

¿Para qué recordar aquí que llegan a la escuela muchos niños que no supieron del papel, de sus lápices de colores, de los juegos didácticos? De allí que también sea obligación fundamental del Ministerio de Educación acelerar el proceso y avanzar preocupándose más y más de aquellos niños deprimidos culturalmente por las condiciones materiales de existencia de sus padres. ¿Cuántos niños llegan a la escuela sin haber tenido la sensación de una casa, de un hogar? Niños cuyos padres no tienen cómo satisfacer sus mínimas exigencias, niños que chapotean en el barro, caminan kilómetros a veces en las zonas rurales, llegan hambrientos a escuelas destartaladas, donde el maestro se empeña inútilmente para que aprendan; con niños que no pueden retener porque su memoria es inferior a la de otros, de aquellos que se alimentaron normalmente.

Al entrar a esta asamblea, tan significativa y de tan hondo contenido patriótico, me han golpeado los letreros que levantan los niños estudiantes reclamando locales que satisfagan las necesidades mínimas que deben tener los locales de enseñanza.

Por eso señalamos que debe haber un nivel educacional básico común, desde el cual puedan partir en iguales condiciones, para que se desarrollen las posibilidades de cada cual de acuerdo con su capacidad y sus convicciones. Necesitamos recuperar el tiempo perdido; afiebradamente preocuparnos de enseñar y educar más y más.

Hoy día estamos frente a un mundo que bulle en sus cambios profundos, en el campo de la ciencia y de la técnica. El hombre ha dominado la naturaleza y es indispensable comprender que por desgracia, los pueblos como el nuestro, dependientes en lo económico y en lo cultural, que llegaron tarde a la revolución mercantil e industrial y que están a años-luz de la revolución científico-tecnológica necesitan impedir que la brecha que los separa de los países del capitalismo industrial y del socialismo se acreciente cada día más. Somos pueblos en donde lacras sociales señalan la injusticia y donde el hombre alienado vive con el temor a la diaria existencia, frente a la falta y de trabajo, a la incultura, a la posibilidad de comprar la salud, de tener un hogar, de recrearse y descansar.

Señalamos que así como hay en la infancia niños discriminados, el hombre o la mujer no pueden alcanzar niveles mínimos educacionales si está marginado de la vida, sobre todo, cuando hoy, más que nunca, se necesita capacitación en las actividades del trabajo cualesquiera que éstas sean. De allí que no podemos olvidar, por ejemplo, el hecho social que inquieta tanto a este Gobierno y personalmente a mí, cuando constatamos que en nuestro país hay un número tan alto de hombres y mujeres que no trabajan por diversas razones, pero entre otras, porque no pasaron siquiera por los años elementales de educación básica y tienen por lo tanto menos posibilidades de ser factores de rendimiento eficaz. Y para ellos, la posibilidad del trabajo o del empleo se hace más difícil. De allí que yo insista, entonces, que para nosotros los gobernantes del pueblo y para ustedes, esta etapa que vivimos debamos destacarla como el hecho más trascendente de la humanidad. No olvidemos que los niños y los jóvenes que están aquí, y que van a ingresar a la escuela, al Liceo o a la universidad, serán mañana los hombres del siglo XXI, en donde, indiscutiblemente, el proceso de la producción y del trabajo estará marcado por una alta especialización.

De ahí, entonces, que nosotros no olvidemos esto para recuperar el tiempo perdido; juntar la brecha que nos separa de los países del capitalismo industrial y del socialismo y preparar con pasión patriótica a los niños, para que sean mañana ciudadanos, no sólo en el aspecto de la enseñanza cultural, sino en la transformación interna que haga de ellos los hombres del siglo XXI, con una nueva mentalidad, un nuevo espíritu, una nueva conciencia social.

Romper la dependencia cultural y económica es un paso audaz y decisivo en el desarrollo de la Patria. Pero construir la nueva vida y la nueva sociedad requiere, como decía hace un instante, un nuevo hombre, una nueva voluntad, una nueva responsabilidad y para ello tenemos que prepararnos. En el mundo contemporáneo, no sólo los países como el nuestro, en vías de desarrollo, han sufrido y sufren la penetración del capital foráneo; no sólo somos países productores de materias primas que vendemos barato y compramos caro; somos países que estamos sufriendo una nueva agresión; es aquella que implica vender o no vender tecnología, que representa para los países que la tienen, tener aún mayores ventajas que las que directamente alcanzan cuando invierten sus capitales en los países como el nuestro, en el pleno camino de la producción.

Queremos entender que no podemos alcanzar una tecnología que, indiscutiblemente, no podemos aplicar indiscriminadamente a nuestra realidad. Debemos crear, aprovechando la experiencia y los conocimientos, vengan de donde vengan, los avances científicos y, sobre todo, los tecnológicos, para adecuarlos a nuestra propia realidad.

En esta asamblea, no es extraño, y al contrario, es mi obligación señalarlo, por ejemplo, que Chile, en este instante, más allá de las fronteras partidarias de las bases políticas del Gobierno Popular, está empeñado en recuperar para el pueblo y para la Patria las riquezas fundamentales en manos del capital foráneo. Esencialmente, en este instante se discute en la Cámara de Diputados el proyecto nuestro destinado a recuperar para Chile su riqueza fundamental que es el cobre y a nacionalizarlo sin apellido alguno. Sin embargo, quiero destacar la enseñanza dura que ya hemos sacado de los primeros pasos que hemos querido dar en este sentido, antes que se dicte la Reforma Constitucional a que me estoy refiriendo. En el caso de Chuquicamata, cincuenta y tantos técnicos extranjeros no han oído nuestro llamado, que no ha sido mendicante, pero que ha sido claro: de que se quedaran trabajando, para que estuvieran en esta etapa del proceso difícil, en que Chile será el dueño absoluto de esas riquezas tan fundamentales para la Patria. Han rechazado nuestra petición por razones que debemos considerar: porque son funcionarios de empresas que tienen en otras partes del mundo faenas similares a las nuestras y, por lo tanto, podríamos decir que forman parte de una cadena que los amarra a esas poderosas empresas internacionales. De allí la obligación de que sean técnicos chilenos, profesionales nuestros, los que tengan que tomar en sus manos la responsabilidad del proceso productivo, que tiene tanta incidencia en la marcha normal del desarrollo económico de Chile y, por cierto, mucho más en las posibilidades de su ampliación.

Sin embargo, no tenemos nosotros los técnicos especializados que hayan tenido niveles de responsabilidad superior en esas faenas mineras, las más importantes para la Patria. Y eso ha ocurrido porque ha sido la intención impedir que los técnicos nuestros alcanzaran estos niveles de responsabilidad superior. Sin embargo, abocados a estos hechos, tenemos la confianza de superar esas dificultades, porque hay una unidad de obreros, empleados, técnicos y profesionales, porque el Colegio de Ingenieros y el Colegio de Técnicos Industriales y de Técnicos Mineros, junto a los obreros de Chile, darán un paso histórico para defender la Patria y su destino.

De allí que junto con destacar la significación que tiene para nosotros el contenido que tendrán que darle ustedes, los integrantes de la comunidad de la reforma educacional dependiente del Ministerio, quiero destacar cuánto ha significado en el proceso bullente de las luchas populares el nuevo espíritu que ha sacudido a las universidades de Chile.

Hoy, las universidades de la Patria que se anticiparon en la inquietud de los sectores populares, tienen conciencia de que no puede haber universidades amorfas, universidades al margen del procesa social; tienen que ser, y serán, universidades comprometidas con los problemas del pueblo y con los cambios estructurales que el pueblo reclama; universidades cuyas experiencias científicas y cuyos avances tecnológicos tienen que estar íntimamente vinculados a los procesos del desarrollo nacional en los campos regionales a lo largo de toda nuestra Patria.

Es por eso que anhelamos -repito- una nueva sociedad, con nuevos valores. Y ello ha de salir del proceso revolucionario que ha de hacerse crisol en el grande y atrayente e inquietante anhelo de una reforma educacional que prepare al hombre nuevo para la nueva sociedad y las nuevas tareas. Necesitamos entender que miles y miles de muchachos se sienten frustrados, carecen de una orientación, jóvenes que no vuelan por su propia imaginación, sino que tienen que recurrir a las drogas para empinarse frente a los procesos pequeños de todos los días y de la miseria del hombre. Por ello, para nosotros, la acción de la educación y del Gobierno en el ámbito de una nueva sociedad, tienen que señalarle al joven, que será el ejecutor y constructor de la nueva sociedad que anhelamos, la gran tarea dignificadora, arrancándolo de la oscilación y el vicio, entregándole el más noble mandato que puede tener un joven: luchar por su Patria, una nueva sociedad y un nuevo hombre en la colmena fecunda del trabajo.

Por eso, estas son, en sus grandes líneas, las tareas que nos hemos trazado. Mientras tanto, y en forma muy apretada, quiero y es justo que lo haga, ya que ha tenido la deferencia el compañero ministro de Educación de no usar de la palabra para que yo tenga más tiempo, destacar que nos hemos enfrentado a una tarea que representa lo siguiente: En la enseñanza parvularia se ha acrecentado en un 18% la población atendida, en relación a 1970, lo que significa 10.000 nuevos niños que tendrán educación parvularia.

En la enseñanza general y básica, el incremento alcanza a 140.000 niños. En la enseñanza media hay un aumento promedio en un 15%, lo que significa 50.000 alumnos más con respecto al año 1970. En el nivel universitario, el ingreso al primer año ha aumentado en un 83%, siendo posible que se eleve aún más. La matrícula total ha alcanzado un incremento de un 28%. En el año 1969-1970 este aumento fue sólo de un 8%. El presupuesto universitario aumentó en un 24% en valores reales.

Construcciones escolares: entre el 4 de noviembre de 1970 y el 15 de marzo de 1971 se han construido 993 aulas, con un total de 85.289 m2. Y luchamos para que en abril se totalice la construcción de 1.618 salas de clases, con un total de 118.000 m2.

Beneficios sociales: los almuerzos, en relación con 1970, significa que en el año 1970, durante 150 días, tuvieron raciones 391.000 niños. El año 1971, en los mismos días, habrá raciones para 600.000 niños. En cuanto al desayuno, el año 1970 lo tuvieron 1.250.000 niños; el año 1971 lo tendrán 1.800.000 niños. A ello hay que agregar el medio litro de leche que tienen y tendrán todos los niños de Chile. El año 1970 se otorgaron 38.295 becas; este año se otorgarán 60.000.

El año 1970, tuvieron atención hogareña 2.500 niños; este año la tendrán 5.000.

Prestaciones de estudio: hubo 8.300 niños en 1970 e igual número este año, pero incrementando en valores reales en un 34, 9%.

Vestuario escolar: el año 1970, se entregaron 128.000 overoles y 128.000 pintoras.

Igual cantidad se entregará este año, pero, además, se lucha, y pensamos alcanzarlo, se lucha, repito, para entregar a los niños de Chile, sobre todo en las provincias del sur y austral, 500.000 pares de zapatos, porque no queremos tener niños descalzos en nuestra Patria. De igual manera debemos aumentar las horas de atención en el campo médico y dental, sobre todo en este último, ya que es un hecho doloroso que puede constatar cualquier hombre, profesional o no, el que en nuestro país la atención dental es extraordinariamente deficitaria para adultos, jóvenes y niños.

Colonias escolares: el año 1970 fueron beneficiados 35.900 niños; este año 60.000. No olvidemos que hay 900.000 chilenos, mayores de 15 años, que no pasaron por la escuela, lo que representa un 14 por 100 de analfabetismo. Y como hemos hablado de una escuela abierta y de la incorporación -aunque tarde- de aquellos compatriotas nuestros, vamos a hacer cierto aquello que dijeron en Cuba: “El que no sabe aprenda; el que sabe enseñe”. Haremos una gran cruzada a fin de que estos compatriotas nuestros que no por culpa de ellos, sino que por un régimen, ni siquiera aprendieron a leer, puedan hacerlo. Y siempre será tiempo para abrirles un nuevo horizonte espiritual.

Señalamos con profunda satisfacción que este año anhelamos se democratice ampliamente la actividad educacional. Para ello ya empezamos, sobre la base de la inquietud de los compañeros del Sindicato único de Trabajadores de la Enseñanza, el más amplio diálogo de la comunidad universitaria, de la comunidad educacional. Y esperamos que esto termine en la gran convención, en donde podamos refundir las discusiones que han de llevarse en todos los establecimientos y en todos los niveles, para que salga auténticamente un proyecto de reforma educacional, afianzado en lo que expresen padres, apoderados, alumnos y maestros con una amplia y noble visión de la gran tarea que Chile reclama.

Queremos hacer presente que a través de la actitud de responsabilidad del Sindicato único de Trabajadores de la Enseñanza, se han podido satisfacer, sin necesidad de conflictos, justas reivindicaciones de los maestros que estimo innecesario detallar porque tengo conciencia que más que sus propios problemas siempre a los maestros de Chile les ha interesado los problemas de la educación y del pueblo.

De todas maneras quiero hacer presente que hemos dado pasos para la descentralización administrativa, creando diez coordinadores regionales, para hacer más eficaz la democratización y la planificación de la enseñanza desde el punto de vista local y sectorial.

Ha de firmarse, y ya está en marcha, un convenio a través de la Editorial del Estado, junto con la empresa Editorial Zig-Zag que hemos adquirido para salvarla de una quiebra y no como se ha dicho, para impedir publicaciones. Porque lo digo aquí y es justo que lo detalle: al hacer esa negociación hemos recibido el reconocimiento de los dueños de Zig-Zag de ayer, que sabían perfectamente bien que estaban destinados a una bancarrota, a no mediar la actitud del Gobierno que quiso que esa empresa siguiera marchando, porque sería la base y el pilar para hacer posible la publicación de nuevos textos, libros y cuadernos, para entregarlos en la forma más barata y aun gratuita para todos los escolares de la Patria.

Señalo, como un hecho importante, los acuerdos del ministro de Educación de Chile, que en representación del Gobierno Popular suscribiera, a través del ministro, compañero Mario Astorga, cuando en Lima estuvo presente en la reunión de los países del Pacto Andino y quiero leer parte de sus palabras porque tienen un trascendente y hondo significado: “El gran objetivo político de la integración cultural andina y del Convenio Andrés Bello debe ser la conquista y afirmación de la independencia cultural de los países de la región”.

El punto de partida de toda política debe ser el reconocimiento del hecho de que los países de América Latina son consumidores e importadores de ciencia y tecnología y los esfuerzos deben centrarse a lograr la consolidación de una cultura, una ciencia y una tecnología común, sentimiento nacional sin fronteras que abre el camino para que algún día América recupere su derecho a su propia cultura autóctona y para que América pueda hablar con voz de pueblo y continente.

Me interesa destacar que el Gobierno Popular, respetuoso de las disposiciones constitucionales, sabe y tiene conciencia del derecho que existe a la educación particular.

Es decisión del Gobierno respetar y hacer respetar tales disposiciones, integrando la educación particular al sistema nacional de educación. Respecto de la enseñanza particular que proporciona gratuitamente educación, esté virtualmente integrada al sistema del Estado, y sus derechos actuales serán mantenidos y perfeccionados y queremos que funcione en condiciones dignas, que sus profesores tengan remuneraciones adecuadas y las reciban regularmente, que sus locales cumplan con los requisitos que el proceso de formación del niño reclama y que sus cursos sean óptimos desde un punto de vista pedagógico. En cuanto a los establecimientos particulares de enseñanza que imparten la educación pagada, el Gobierno de la Unidad Popular también garantizará el respeto y cumplimiento de las normas constitucionales y legales, pero deben integrarse al sistema nacional de educación. No creemos que deba aceptarse que la educación sea considerada un negocio y, por lo tanto, velaremos para controlar los cobros que allí se hacen y para que, al mismo tiempo, la educación pagada no represente segregación, desde el punto de vista cultural, para los niños de Chile.

Vigilaremos aquellas instituciones, académicas o consejos, que ofrecen certificados o títulos que no tienen valor alguno y que ofrecen recuperar años de estudios mediante el pago de elevados aranceles. El Gobierno ofrecerá a los niños y jóvenes en situación educativa irregular las posibilidades de normalizar sus estudios en las escuelas fiscales, evitando que prolifere un tipo determinado de especulación, con el dolor y la esperanza de los padres, que anhelan regularizar la situación educacional de los hijos.

Finalmente, quiero decir que a grandes rasgos, fijaremos las líneas del Gobierno Popular en materia educacional; haremos realidad el mandato de la Constitución que consagra la existencia de un sistema de educación formado hasta hoy por el sistema regular de educación básica, media y superior, fiscal y particular, el cual debe sumarse como un todo integrado a un sistema paralelo de educación de la comunidad, que atienda las innumerables necesidades educativas y culturales de la población del país, de todas las edades.

Este sistema debía incluir, bajo la autoridad del Ministerio, o al menos bajo su coordinación, todas las iniciativas educacionales y culturales dispersas y limitadas: sistema de guarderías infantiles, educación de adultos, INACAP, acción educativa del Ministerio de Agricultura, del Trabajo, de Salud, de justicia, el Cuerpo de Carabineros, extensión universitaria, desarrollo social, casas de cultura, etc. Queremos proyectar escuelas en la comunidad y postulamos a que los establecimientos escolares se abran hacia la comunidad y pongan sus recursos materiales y humanos al servicio de su desarrollo, organización y concientización.

Concebimos al educador como un trabajador social y agente consciente y preparado de los grandes cambios, especialmente en las comunidades más deprimidas, en que el mejoramiento social y familiar es condición de un eficiente trabajo pedagógico.

Nominamos al año 1971 el año de la democratización educacional. Proponemos las siguientes ideas como tareas nuevas, a fin de afianzar esta democratización o como desarrollo de lo que anteriormente hemos dicho: plena autoridad administrativa y técnica a los consejos de profesores, convertidos en consejo de trabajadores de la educación; formación en cada establecimiento de los consejos de comunidad escolar, formado por representantes de los trabajadores de la enseñanza, padres y apoderados; juntas de vecinos, sindicatos, organismos culturales y estudiantiles cuando proceda, para preocuparse de la marcha general del establecimiento y de sus relaciones con la comunidad respectiva.

Entendemos esta participación como expresiva del proceso de democratización general del país.

Pensamos que debe caminarse hacia la posibilidad de que sean elegidos los jefes de los establecimientos como ampliación de la tendencia iniciada en las universidades o en las escuelas normales reformadas y como un medio de comprometer a los profesores en la gestión de su escuela y de quebrar las resistencias al cambio de viejos cuadros que todavía no pueden sacudirse de viejas trabas burocráticas.

Apoyo, como lo dijera hace un instante, irrestricto al Congreso Nacional de Educación, propiciado por el Sindicato único de Trabajadores de la Enseñanza, que se realizará a fines de este año, y en el que debe culminar todo el proceso de discusión ya en curso.

Debemos profundizar la política de asistencia escolar, entregando a la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas todos los recursos que la ley le otorga, especialmente, para desarrollar los programas de becas y de hogares, que prácticamente han sido congelados.

Debemos estudiar un Estatuto Económico del Magisterio que contemple, un sueldo único para los educadores, con una jornada de 36 horas, de las cuales no más de 24 a 26 sean de clases y las restantes para otras labores técnicas de administración y comunidad, más asignaciones de trienios, años de estudios pedagógicos y de perfeccionamiento. Pero declaro, al mismo tiempo, que si bien planteamos esto como un anhelo, yo pienso que en un país tan postergado, yo puedo como Presidente del pueblo, reclamar el trabajo voluntario de los maestros. Yo sé perfectamente bien que si los trabajadores del carbón lo han entendido -y si a pesar de lo negro de su vida y de la explotación centenaria de ellos y de los suyos están dispuestos a trabajar más, al igual que los obreros del salitre y del cobre, por las empresas expropiadas por el Estado- los maestros, en esta etapa de transición, entregarán sin vacilaciones el esfuerzo y el sacrificio necesario para abrir los horizontes de la cultura del pueblo de Chile.

Entendemos que la redefinición en profundidad de nuestra educación, ha de nutrirse de dos fuentes: la del conocimiento crítico de la realidad educacional chilena, por el consiguiente diagnóstico de su problema y de la voluntad de incorporar a nuestra educación al proceso de transición hacia la nueva sociedad, lo cual implica un compromiso con las metas nacionales adoptadas. Planteamos que se someta a discusión de la comunidad escolar la concepción de hombre del mañana y el aporte de la escuela a su formación, responsabilidad del sistema educativo en la construcción de la nueva sociedad que tanto anhelamos.

Estudiantes, jóvenes, niños -los niños que hay aquí quizá no entiendan lo que representa la esperanza que depositamos en ellos si somos capaces de cambiar los medios materiales de su existencia y el padre o la madre son cada día, por una existencia distinta, más padres y más madres, en el amplio y tierno sentido de la palabra y la escuela es continuación del hogar, tenemos el derecho a pensar que esos niños que ayer no supieron del juego didáctico ni del papel ni del lápiz, serán los jóvenes del mañana, que con responsabilidad superior estudiarán más, para ser mejores técnicos, mejores obreros, mejores profesionales y mejores técnicos, en una sociedad que no separa a los hombres por títulos universitarios y donde tengan la gran responsabilidad de un trabajo al servicio de todos.

Maestros, maestros de mi Patria, he querido conversar con ustedes y decirles cuánto confiamos en su apoyo. Ustedes son depositarios de una tradición que ha colocado al magisterio chileno en un prestigio reconocido más allá de las fronteras nuestras; ustedes siempre supieron’ de las horas duras, del esfuerzo y del trabajo desconocido y negado; ustedes tuvieron mártires que inclusive pagaron con sus vidas el hecho de anhelar una vida distinta para los niños; ustedes son el gran filón en que el pueblo confía para hacer posible, con la presencia combatiente de ustedes las grandes transformaciones que anhelamos, porque ustedes son los que forman la mente del niño, que será el ciudadano del mañana.

Por lo que hicieron ayer y hacen hoy día, yo, Presidente del pueblo y compañero de ustedes, entrego mi fe y mi esperanza revolucionaria en la conciencia revolucionaria de los maestros chilenos.

Así comenzaba el año escolar en 1971

Informamos a los usuarios del Centro de Documentación (CEDOC) de la Fundación Salvador Allende, que éste permanecerá cerrado por remodelaciones hasta el 1 de abril. Sus consultas pueden enviarlas a contacto@fundacionsalvadorallende.cl

Centro de documentación cerrado hasta el 1 de abril

El llamado de la corporación 3 y 4 Álamos es para que el lugar que funcionó como centro de detención y tortura salga de la administración del Sename y pueda ser administrado como un sitio de memoria.   

Fue sinónimo de terror y violencia política. Pero también de esperanza y solidaridad. 3 y 4 Álamos, ubicado en pleno San Joaquín vio desfilar más de 6000 personas durante la dictadura, algunas de ellas hoy desaparecidas.

El pasado sábado 19 de enero se reunieron varios sobrevivientes a esta cruda experiencia, en un (octavo) encuentro fraterno y emotivo. Asistieron, entre otras personalidades públicas, los diputados Carmen Hertz, Amaro Labra y directores de varias instituciones. La FSA también estuvo presente.

En la oportunidad Raúl Brito, actual presidente de la corporación 3, 4 Alamos, destacó que si bien el lugar ya fue declarado Monumento Nacional, aún está en manos del Sename, por lo que esperan que prontamente pase a manos de la corporación “para ser administrado como un Parque por la Paz, la Memoria y la Justicia donde toda la gama de la cultura pueda mostrarse a la comunidad. Un lugar de encuentro donde la educación sobre los hechos ocurridos en Chile sean el motor principal”.

En la conmemoración se entregaron reconocimientos a personas y organizaciones que no han descansado en la lucha por el respeto a los DDHH. La AFI, desaparecida asociación de fotógrafos independientes , la presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira, y el sacerdote Mariano Puga fueron distinguidos con un galardón.

Hubo abrazos y reencuentros. Un incombustible Francisco Villa conmovió enfundado en su guitarra con canciones como “Mi derecho a soñar”. Se reunieron viejos conocidos y la emoción desbordó un lugar del que se espera, prontamente, se constituya un nuevo bastión de la memoria y del “Nunca más”.

3 y 4 Álamos: por un sitio para la memoria

Un año de desafíos y aprendizajes. El 2018 fue un período intenso, de alta actividad y principalmente marcado por fechas importantes y la consolidación de un modelo de trabajo centrado no sólo en temas de memoria, sino que también en el diálogo y reflexión crítica con nuevas audiencias, siempre en búsqueda de la añorada transformación social.

A menudo en la Fundación nos preguntamos: ¿Qué hubiera pensado Salvador Allende respecto a tal o cuál tema? Debatimos, a veces sin ponernos de acuerdo, pero decididos a subrayar, luego de intensos diálogos, una posición clara en temas valóricos que hoy son controversiales para nuestra sociedad.

Así, por ejemplo, nos acercamos a la migración y la diversidad cultural. Reconocemos nuestros deseos de aprender y no tener verdades absolutas, y desarrollamos dos seminarios en torno al tema, especialmente dirigidos a nuestros jóvenes. Creemos que con ellos podemos embarcarnos en un mejor futuro para el país de la mano de la tolerancia.

En el ámbito educativo, afianzamos el plan de participación ciudadana que proponemos en “Mi Colegio, Mi País”, con intervenciones en escuelas vulnerables que buscan terminar con la apatía de las nuevas generaciones e incentivar la toma de decisiones y valores democráticos en una sociedad que a veces nos resulta apática. Por su parte “Allende Voces”, el proyecto que utiliza como pilar una aplicación web, continuó su periplo por escuelas de Santiago y Valparaíso, lo que nos permitió difundir el legado del Presidente Allende y generar espacios de diálogo y pensamiento crítico.

En ambas experiencias, sumadas a los seminarios Innovación en la Unidad Popular, nos dimos cuenta que los jóvenes tienen inquietudes, que necesitan estímulos, y que se muestran preocupados por los roles de género, el respeto a la diferencia y, por su supuesto, la migración.

Las fechas importantes no estuvieron al margen del trabajo del año 2018. Conmemoramos el natalicio 110 de Salvador Allende y los 45 años del golpe de estado en Chile. También participamos de la celebración de los 30 años del NO, estuvimos en España para participar de charlas sobre jurisdicción universal a 20 años de la detención de Pinochet en Londres.

Y la memoria no sólo quedó en lo intangible. Nuestro proyecto #ColecciónUP se vio fortalecido por la colaboración de instituciones y personas que terminaron por engrosar este gran archivo de testimonios orales que dan vida a esta importante colección.

Visitas no nos faltaron, y tuvimos el honor de entregar la medalla Salvador Allende a destacadas personalidades. Pedro Sánchez, presidente de España, fue uno de los que la recibió así como también el cantante Silvio Rodríguez y el ex Mandatario de Uruguay Enrique Mujica.

Nuestro círculo de amigos sigue creciendo desde nuestras plataformas virtuales y esperamos que se sumen mucho más. El año que se inicia tenemos desafíos aún más importantes que concretar y sabemos que no será tarea fácil. Hoy repasamos nuestros aciertos y errores, mañana seguiremos enfocados en poner nuestro grano de arena en la apertura de esas grandes alamedas.

Nuestro 2018

Invitado ilustre tuvo este viernes 4 de enero la Fundación Salvador Allende. El Diputado francés Alexis Corbière, presidente del grupo de amistad parlamentaria franco-chilena, recorrió las instalaciones de la FSA y el Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

En la cita, el parlamentario sostuvo que “la obra social y política del Presidente Allende es una fuente de inspiración internacional”. Por su parte la directora ejecutiva de la FSA, Claudia Labbé, afirmó que “esta visita como otras que hemos tenido durante el año demuestra que el legado de Salvador Allende continúa presente en todo el mundo y estamos muy orgullosos de seguir trabajando para proyectarlo con más fuerza”.

Diputado francés Alexis Corbière visita la FSA

En la cita participaron Eduardo Báez, miembro del directorio de la Fundación Salvador Allende (FSA), junto al ex Presidente y líder del Movimiento de Participación Popular de Uruguay, José Mujica, en su casa “La chacra” ubicada en la afueras de Montevideo.

En la oportunidad, Báez expresó la intención del directorio de la FSA de distinguirlo con la medalla Salvador Allende “por representar los valores del Allendismo”.

Durante el encuentro realizado el día de ayer y que duró aproximadamente 45 minutos, el ex mandatario hizo un repaso del concierto político Latinoamericano.

Al recibir la distinción, el ex presidente Mujica se manifestó muy emocionado y señaló que la conservará junto a otro de sus más preciados “tesoros”: dos cuadernos de puño y letra de Ernesto Che Guevara.

José “Pepe” Mujica recibe medalla Salvador Allende

La primera semana de diciembre se realizaron talleres de la app Allende Voces en el liceo Artístico de Quilpué Guillermo Gronemeyer y en la escuela Blas Cuevas Ramón Allende de Valparaíso. “Sin duda es una primera etapa en nuestra intención de llevar estos talleres por todo Chile”, dijo Claudia Labbé, directora de la FSA.

Allende Voces es una herramienta educativa que reúne videos, afiches, audios, cronologías y otros materiales de carácter cultural y educativo. ¿Su intención? Quitar el velo de desconocimiento en temáticas relacionadas con Salvador Allende y la Unidad Popular. Una herramienta para la comunidad estudiantil en la que los tópicos históricos, testimoniales y artísticos permiten realizar dinámicas en torno a temas actuales como derechos humanos, democracia, respeto a la diferencia, migración, entre muchos otros.

“No sólo se trata de mostrar una aplicación, que tiene el lenguaje con el que los jóvenes se relacionan más fácilmente, sino que se complementa con talleres que generan reflexión y debate crítico”, dijo la directora que agregó: “Esperamos seguir durante todo el 2019 presentando este material que sabemos es de gran ayuda para estudiantes, profesores y toda la comunidad escolar”.

Allende Voces en la Región de Valparaíso

850 niños de dos de las comunas más pobres de Santiago fueron beneficiados en el segundo año de implementación de “Mi Colegio, Mi País”, proyecto desarrollado por la Fundación Salvador Allende que busca contribuir en la formación ciudadana de niños, niñas y jóvenes.

Durante el 2017 “Mi Colegio Mi País”, estuvo presente en 6 establecimientos educacionales de la Comuna de Lo Espejo, mientras que este año trabaja paralelamente en 3 establecimientos de El Bosque y 3 establecimientos en San Joaquín.

Este Proyecto que se apoya en la ley N° 20.911 del Ministerio de Educación busca potenciar la convivencia escolar en el disenso en miras de la construcción de ciudadanos que valoren el ejercicio democrático en la toma de decisiones, por medio de una metodología participativa basada en el aprendizaje por proyecto.

Uno de los objetivos es que las temáticas trabajadas estén situadas y en diálogo con las necesidades y realidades de los establecimientos, y de los intereses de los estudiantes. Para ello este años se presentaron como opciones de talleres reflexivos los temas de: Género, Migración, Derechos Humanos, Patrimonio, Medio Ambiente y Organización Estudiantil.

Caso Crista Mc Auliffe

Para los y las alumnas del cuarto medio A y B del Liceo Christa Mc Auliffe, el tema de mayor interés fue género. En un primer encuentro se realizó un taller a partir del análisis de frases de micromachismos, luego de una plenaria se presentaron los resultados, donde de manera espontánea surgieron los tema de acoso y violencia callejera, desde este punto nace la pregunta ¿cómo se pueden cambiar estas prácticas? Los resultados son claves: 1) Las mujeres deben empoderaste en todos los espacios 2) Los hombres deben respetar los cuerpos y las capacidades de las mujeres. Al final del proceso los y las estudiantes votaron por realizar dos talleres paralelos. Para ellas un taller especializado en autodefensa, mientras que ellos eligieron un taller de comprensión de las masculinidades críticas.

Yanny Santa Cruz, facilitadora educativa de “Mi Colegio Mi País” evalúa el proceso realizado con estos alumnos: “El camino ha sido largo, pero los resultados valieron la pena, los y las niñas han visto el esfuerzo y trabajo requerido para lograr un objetivo. De esta manera, la escuela constituye un espacio de creación, de diálogo y no solo de escucha y reproducción”.

Por otro lado, durante las próximas semanas el 8° básico de la Escuela Orlando Letelier presentará a su equipo mixto de futbol, otra iniciativa que nace de las conversaciones de género en el plan de participación ciudadana “Mi Colegio Mi País”.

“Mi colegio, mi país” participa en seminario de derechos humanos

La aplicación que resume de manera interactiva el legado de Salvador Allende y la Unidad Popular, continúa su periplo por diversas instituciones educativas del país. Hoy, los jóvenes la aprovechan para reflexionar sobre diversas materias como género, migración, respeto a la diferencia y democracia.

Los liceos Confederación Suiza, Ciudad de Santiago, El Líbano, José de San Martín y Juanita Fernández Solar son algunas de las instituciones educativas que han participado este 2018 de los talleres que imparte la Fundación Salvador Allende con su App Allende Voces.

En las aulas, las y los jóvenes estudiantes aprenden a trabajar con esta experiencia tecnológica que fue seleccionada el 2017 como parte de la Bienal de Artes Mediales organizada por la Universidad de Chile.

“Los talleres entregan una amplia información y materiales desde 1900 a nuestros días. Creemos que las temáticas que ahí se tratan incentivan a los jóvenes a la reflexión a través de dinámicas motivacionales, desarrollando un pensamiento crítico. Ellos responden de diferentes maneras, todas  muy interesantes”, explica Claudia Labbé, directora de la Fundación.

Estas intervenciones dan pie a la realización de obras en las que los propios jóvenes deciden qué temáticas tratar. Entre las más seleccionadas se encuentran democracia, derechos humanos, identidad de género y migración.

Si quieres que tu liceo o colegio viva esta experiencia, escríbenos a: contacto@fundacionsalvadorallende.cl

Allende Voces se multiplica por liceos de Santiago

Se ha caracterizado por su proyecto de excelencia medio ambiental en una de las comunas de menores recursos de Santiago. La Escuela Presidente Salvador Allende, hoy cumple 25 años y pretende seguir creciendo.  

La escuela comenzó sus actividades el 28 de marzo de 1994. Su nombre fue determinado a través de una consulta a la comunidad escolar y a organizaciones sociales del sector. Además contó con la autorización de la familia del ex Presidente.

Para la directora ejecutiva de la Fundación Salvador Allende, Claudia Labbé, que participará del acto de conmemoración a realizarse el viernes 23 de noviembre este cuarto de siglo tiene gran significación: “Es un honor para la memoria de Salvador Allende que una institución que se dedica a educar a niñas y niños de zonas vulnerables lleve su nombre, todavía más si lo hacen con la excelencia con la que trabaja esta institución. Nos sentimos honrados y con el deber de ayudar a propiciar actividades que sirvan para apoyar el desarrollo de estos jóvenes”.

La institución, ubicada en la comuna de El Bosque, ha obtenido innumerables logros en el transcurso de los años. Entre ellos destaca la certificación como “Escuela Ambientalista” (junio de 2004).

La comunidad la ha reconocido como una institución educacional comprometida con el cuidado del medioambiente y el desarrollo sustentable. El año 2010, el establecimiento fue clasificado con el Nivel de Excelencia por el Ministerio del Medio Ambiente y en el 2013 es elegida para albergar el primer Green Roof (techo verde) del país. En el año 2015, la escuela obtiene la Certificación Ambiental en nivel de Excelencia, por un periodo de cuatro años otorgado por el Ministerio del Medio Ambiente, siendo invitada a participar de la promulgación de la Ley que establece el “Día Nacional del Medio Ambiente”.

Escuela básica Presidente Salvador Allende celebra 25 años

Comienza a dar frutos la investigación de más de dos años que la Fundación Salvador Allende ha realizado en búsqueda de testimonios, principalmente de pobladores, que vivieron la Unidad Popular. Historias de esperanza que con la décadas se han intentado desdibujar pero que hoy, de la voz de sus protagonista, reivindican un período en que la condición humana fue el principal valor de una sociedad. Hoy les mostramos cuatro cápsulas de muchas más que vendrán. ¡Qué las disfruten!

1-¿Cuál era el compromiso de la ciudadanía con la Unidad Popular? ¿Quienes buscaban transformar la sociedad? ¿Tiempos felices? Revisa la primera cápsula de #ColecciónUP llamada “Ciudadanía”.

2-El día en que ganamos todos. El día de la dignidad nacional. Esta cápsula de #ColecciónUP recuerda la Nacionalización del Cobre.

3-“La cultura en la Unidad Popular”. La banda sonora de una época, los colores, la creación. Nunca antes en Chile el mundo artístico estuvo tan comprometido con un proyecto político de cambio social.

4- La educación en la Unidad Popular fue un eje fundamental. Sin ella, la transformación era imposible.

#ColecciónUP: Historias de esperanza que dieron vida a la Unidad Popular

La directoria ejecutiva de la FSA, Claudia Labbé, será parte del lanzamiento del libro de Ariel Elgueta Velázquez, la Obra del Presidente Allende en la Patagonia Central. Este documento, que cuenta con una amplia investigación del autor, se presentará el martes 6 de Noviembre a las 18:30 hrs, en París 873, Santiago.

La obra del Presidente Allende en la Patagonia Central

La necesidad de los colegios por saber del tema migración crece día a día. La Fundación Salvador Allende trabaja para construir una sociedad más inclusiva, solidaria y multicultural basado en los valores democráticos de Salvador Allende. Por eso hoy, con la colaboración de la Fundación Friedrich Ebert (FES) hablamos sobre los mitos y realidades de la migración en Chile. En esta segunda charla la Escuela Salvador Allende visitó la sala García Lorca y fueron testigos de la cátedra que dictó el abogado experto en el tema, Patricio Rojas.

Descarga aquí el libro sobre Mitos y realidades de la migración en Chile 

Revisa los mejores momentos de la segunda charla de migración en la FSA

Chile país de migrantes. Una mirada que explica cómo este fenómeno colabora en la construcción de la sociedad actual… ¿Somos realmente una comunidad inclusiva? Los invitamos el próximo 19 de septiembre a las 10:00 am, en la sala Federico García Lorca de la Fundación Salvador Allende, República 475, a esta segunda charla especialmente dirigida para jóvenes. Entrada liberada.

Expone: Patricio Rojas. Abogado, Minor en Ciencia Política y estudios de Magíster en Derecho Público Universidad Diego Portales. Actualmente trabajando en Fundación Friedrich Ebert-Chile y Colectivo sin Fronteras. Anteriormente, asesor legislativo en Fundación Instituto Igualdad, Coordinador del Programa de Refugio del Centro de Derechos Humanos e investigador del Informe Anual de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales en temas de Migración y Refugio. Ex Profesor ayudante senior Clínica Jurídica Migrantes y Refugiados UDP y de distintos cursos referentes a migración, refugio e interculturalidad en UDP y PUC. Voluntario de Amnistía Internacional- Chile desde el año 2008, siendo coordinador del equipo de migrantes entre el año 2009 y 2011, Vicepresidente Junta Directiva (2014-2016).

Colaboración Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Segunda charla «Mitos y realidades de la migración en Chile»

850 niños de dos de las comunas más pobres de Santiago fueron beneficiados en el segundo año de implementación de “Mi Colegio, Mi País”, proyecto desarrollado por la Fundación Salvador Allende que busca contribuir en la formación ciudadana de niños, niñas y jóvenes.

Durante el 2017 “Mi Colegio Mi País”, estuvo presente en 6 establecimientos educacionales de la Comuna de Lo Espejo, mientras que este año trabaja paralelamente en 3 establecimientos de El Bosque y 3 establecimientos en San Joaquín.

Este Proyecto que se apoya en la ley N° 20.911 del Ministerio de Educación busca potenciar la convivencia escolar en el disenso en miras de la construcción de ciudadanos que valoren el ejercicio democrático en la toma de decisiones, por medio de una metodología participativa basada en el aprendizaje por proyecto.

Uno de los objetivos es que las temáticas trabajadas estén situadas y en diálogo con las necesidades y realidades de los establecimientos, y de los intereses de los estudiantes. Para ello este años se presentaron como opciones de talleres reflexivos los temas de: Género, Migración, Derechos Humanos, Patrimonio, Medio Ambiente y Organización Estudiantil.

Caso Crista Mc Auliffe

Para los y las alumnas del cuarto medio A y B del Liceo Christa Mc Auliffe, el tema de mayor interés fue género. En un primer encuentro se realizó un taller a partir del análisis de frases de micromachismos, luego de una plenaria se presentaron los resultados, donde de manera espontánea surgieron los tema de acoso y violencia callejera, desde este punto nace la pregunta ¿cómo se pueden cambiar estas prácticas? Los resultados son claves: 1) Las mujeres deben empoderaste en todos los espacios 2) Los hombres deben respetar los cuerpos y las capacidades de las mujeres. Al final del proceso los y las estudiantes votaron por realizar dos talleres paralelos. Para ellas un taller especializado en autodefensa, mientras que ellos eligieron un taller de comprensión de las masculinidades críticas.

Yanny Santa Cruz, facilitadora educativa de “Mi Colegio Mi País” evalúa el proceso realizado con estos alumnos: “El camino ha sido largo, pero los resultados valieron la pena, los y las niñas han visto el esfuerzo y trabajo requerido para lograr un objetivo. De esta manera, la escuela constituye un espacio de creación, de diálogo y no solo de escucha y reproducción”.

Por otro lado, durante las próximas semanas el 8° básico de la Escuela Orlando Letelier presentará a su equipo mixto de futbol, otra iniciativa que nace de las conversaciones de género en el plan de participación ciudadana “Mi Colegio Mi País”.

Mi Colegio, Mi País: género, migración, derechos humanos y mucho más

Baltazar Garzón y Marcia Tambutti, presidenta de la Fundación Salvador Allende, abrirán en España el seminario “El caso Pinochet y la jurisdicción universal 20 años después”, instancia organizada por la Asociación Pro Derechos Humanos de España, la Fundación Internacional Baltasar Garzón y la FSA. El acto tendrá lugar el próximo lunes 15 de octubre a las 10:00 horas en el Salón de Grados de la Puerta de Toledo de la Universidad Carlos III, Madrid.

Programa:

Seminario: La detención de Pinochet 20 años después

El artista cubano de 71 años visitó la Fundación Salvador Allende para recibir el reconocimiento por su aporte al desarrollo de las artes y solidaridad con los pueblos latinoamericanos. “Es una verdadera honra para mí”, señaló.

Un domingo que se vistió de trova. El artista cubano se había presentado el viernes 5 en Concepción y, sin embargo, no tuvo inconvenientes para asistir a la Fundación Salvador Allende para un encuentro donde lo esperaba Isabel Allende, senadora y fundadora de la FSA, y Marcia Tambutti presidenta de la misma.

Pese a que la cita tuvo carácter privado, el cantante recorrió las salas Salvador Allende del Museo de Arte y Solidaridad que lleva el nombre del ex presidente y, fuera de protocolo, observó algunas obras del museo. La ceremonia esperaba.

Rodríguez, quién se encuentra realizando conciertos en el país, recordó gratamente haber estado en algunas oportunidades con Salvador Allende y se mostró entusiasta al evocar parte de esas historias.

“Es una verdadera honra para mí, muchas gracias. Tuve la oportunidad de estar con él en tres ocasiones.  La primera vez fue con Pablo Milanés y Noel Nicola cuando éramos parte de una delegación. Recuerdo que Allende tuvo la gentileza de reunirse con todos en una sala de La Moneda”, dijo, y luego realizó una donación de libros de su casa editorial “Ojalá”.

Por su parte la Presidenta de la Fundación, Marcia Tambutti, se mostró emocionada al entregar el reconocimiento. “Por entregarle cultura al pueblo, ser una fuente infinita de inspiración y por su solidaridad con Latinoamérica le entregamos esta medalla”, dijo.

Fotos: Daniel Mordzinski

Silvio Rodríguez recibe medalla Salvador Allende