Filtros
Reiniciar

30 resultados por página. (máximo)

Una colección única que retrata el legado y el recorrido del Presidente Salvador Allende a través de imágenes fotográficas históricas


La Fundación Salvador Allende (FSA) se enorgullece en presentar la exposición «Allende, el Caminar de un Demócrata», curada por Luis Weinstein, que estará abierta al público en el Estadio Nacional hasta el 29 de febrero del 2024. Esta muestra ofrece una visión documentada del camino político del Presidente Allende a través de una compilación de imágenes fotográficas que abarcan momentos históricos con fotografías de renombrados artistas visuales.
La exhibición, compuesta por imágenes impresas en alta resolución y gran escala, relata de manera cronológica y detallada la trayectoria de un político demócrata que dedicó su vida al servicio público y que, una vez en el poder, se esforzó por convertir sus promesas de campaña en una realidad palpable para todos los ciudadanos.
“Estamos satisfechos de terminar un año intenso por la importante conmemoración del aniversario 50 del golpe civil militar con esta entrega. Una vez más relevamos elementos para contribuir a nuestra memoria histórica y qué más significativo que hacerlo con esta exposición compuesta por el legado democrático de Salvador Allende en el Estadio Nacional, símbolo de la brutal represión de la dictadura”, explica Marcela Ahumada directora ejecutiva de la FSA.
El montaje de la exposición se ha realizado en 20 atriles autosoportantes, situados estratégicamente en el espacio público, cerca del sitio de Memoria ‘camarín de mujeres’ en el Estadio Nacional. Este emplazamiento no solo rinde homenaje al legado del Presidente Allende, sino que también conmemora a las numerosas víctimas de la violencia de Estado en Chile.
Luis Weinstein, el curador de la exposición y parte de la Fundación Sud Fotográfica, expresó: «Esta colección es de gran importancia para mí como fotógrafo, curador y ciudadano. Es un testimonio público de la memoria de nuestro país, un recordatorio constante de ‘nunca más’. Es un honor rendir homenaje al recorrido político del presidente Allende, respaldado por colectivos que se unieron a este sueño».
La muestra también destaca documentos históricos que, incluso a 50 años de distancia, nos recuerdan las políticas públicas transformadoras implementadas durante el Gobierno de Allende, dirigidas a mejorar las condiciones de vida de amplios sectores de la sociedad y a potenciar el desarrollo del país en su conjunto.
Por su parte Marcelo Acevedo Presidente de la Corporación Estadio Nacional Memoria Nacional Ex Prisioneros Políticos comenta: “Como sitio de memoria estamos felices de recibir esta gran exposición de Luis Weinstein y de reforzar la colaboración que siempre hemos tenido con la fundación Salvador Allende, está exposición fotográfica no solo recorre la vida del Presidente Salvador Allende en su mandato, sino que su trayectoria completa como el gran político que fue, pasando por supuesto por el quiebre de la nuestra democracia y las consecuencias macabras de haber sido gobernados por una dictadura. Un trabajo que muestra el Chile que queremos pero también el que no debemos repetir”.
«Allende, el Caminar de un Demócrata» es el resultado del apoyo de numerosas personas e instituciones que han facilitado los objetos reproducidos y ha sido diseñada como un tributo conmovedor a un capítulo significativo de la historia de Chile.
La entrada a esta exposición es gratuita, y se invita a todos los ciudadanos a sumergirse en este relato visual único que celebra la vida y la lucha por la democracia de Salvador Allende.
Para más información, comuníquese a sbenavides@fundacionsalvadorallende.cl o al +56985805219

Exposición «Allende, el Caminar de un Demócrata» llega al Estadio Nacional

Senadora Isabel Allende Bussi:

“Agradezco el nombramiento de mi padre, Salvador Allende Gossens, declarado Ciudadano Ilustre Póstumo de Valparaíso”

 En el contexto de la conmemoración de los 50 años del golpe de Estado, vecinos, vecinas y organizaciones sociales, solicitaron a la Alcaldía Ciudadana presentar al Concejo Municipal su propósito de declarar al ex Presidente Salvador Allende Gossens como Ciudadano Ilustre Póstumo de Valparaíso, la cual fue acogida de manera unánime por los ediles porteños.

De esta manera, el Alcalde Sharp se reunió con la Senadora Allende para hacerle entrega de esta una copia del acta de esta distinción. Así, la senadora por la Región de Valparaíso y fundadora de la Fundación Salvador Allende, Isabel Allende Bussi, declaró que “Hemos recibido al Alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, en el Senado, quien me ha hecho entrega de la copia del acta en que se declara al presidente Salvador Allende como Ciudadano Ilustre Póstumo de Valparaíso, y a quien he agradecido esta nominación”.

 

 

Esta designación responde al largo historial que lo unía con la comuna, que nace durante su infancia y adolescencia, al terminar su educación secundaria en el Liceo Eduardo de La Barra de Avenida Colón, el trabajo que realizó ejerciendo como médico en el servicio público de salud y los períodos en los que representó a la ciudad, tanto en la Cámara de Diputados, como en el Senado.

El jefe comunal agregó que “el Presidente Allende fue durante gran parte de su vida un vecino de Valparaíso, fue Presidente legítimo de la República el año 1970, por tanto, es lo mínimo que una voluntad democrática podría realizar por uno de los grandes demócratas del siglo XX”.

Por otra parte, la parlamentaria indicó que “También conversamos sobre el desarrollo y futuro de nuestro puerto de Valparaíso. La necesidad de avanzar en proyectos emblemáticos como el Parque Barón, la urgencia de poner en funcionamiento los ascensores de  los cerros de la ciudad, y por cierto iniciativas productivas, que si bien es cierto no dependen directamente del municipio, estamos de acuerdo que el gobierno local tiene un rol fundamental en su impulso”.

Salvador Allende Gossens es nombrado Ciudadano Ilustre Póstumo de Valparaíso

La ceremonia que llevó a cabo en el palacio La Moneda el 11 de septiembre de 2023, estuvo llena de emociones. A 50 años del golpe de estado civil y militar, Isabel Allende, hija del presidente muerto en el mismo lugar y actualmente senadora de la república pronunció el siguiente discurso.

Palabras de IAB en el acto central del 11 septiembre

 

  • Presidente de la República, Señor Gabriel Boric Font e Irina Karamanos.
  • Señores Presidentes y Primer Ministro de Portugal
  • Ex Presidentes
  • Invitados Internacionales
  • Autoridades
  • Organizaciones de Derechos Humanos, detenidos desaparecidos y ejecutados políticos.
  • A todas las personas presentes desde las ocho de la mañana entorno al monumento del Presidente Salvador Allende acompañándonos en este homenaje muchas gracias

 

Quiero comenzar agradeciendo a nuestro querido presidente Gabriel Boric la oportunidad de estar aquí a nombre de la familia Allende. Es para mí una tremenda emoción dirigirme a ustedes en esta conmemoración de los 50 años del golpe militar y civil que afectó no solo a Chile, sino que conmocionó al mundo.

También le agradecemos abrazar la idea de instalar un memorial en el vano de la puerta de Morandé 80 con los zapatos que mi padre, el presidente constitucional de Chile, calzó ese martes 11 de septiembre de 1973, último vestigio de su presencia en La Moneda. Para nosotros simbolizan una prenda personal testigo de esa terrible jornada que nos acerca a la historia, pero también el largo caminar de mi padre como luchador social e intérprete de anhelos de justicia por todo el país, en una trayectoria política de décadas que culminó consecuente con dignidad, a pocos metros de acá.

A 50 años del golpe he tratado de hacer un relato que -créanme- no ha sido fácil.  Más bien ha sido muy triste y doloroso. Me tocó ser la última persona del entorno de mi padre en entrar al palacio ese día, y juntos a otras personas, teníamos su mandato de contar lo que pasó entonces, lo que significaba la Unidad Popular y también la barbarie que empezaba a imponerse.

La memoria es un primer paso para llegar a la verdad, pero necesitamos muchos más para alcanzar la justicia, la reparación y asegurar la no repetición de los hechos de este día.  Por eso suscribo completamente el lema del gobierno: memoria es democracia y futuro.

Permítanme que en esta fecha tan significativa les hable de lo que me tocó vivir 50 años atrás, en el palacio de La Moneda, que hemos recuperado para ser un símbolo de nuestra democracia.

Después del Tanquetazo el 29 de junio de 1973, había decidido que, ante otro intento de golpe de Estado, vendría a La Moneda a apoyar a mi padre. Ese martes 11 de septiembre, con un amanecer frío y gris, ante las noticias de alzamiento de fuerzas militares, mi marido se encargó de mis dos hijos para que yo pudiera venir en mi fiat 600 hasta acá, sorteando muchas dificultades. Cerca de las 9:00 de la mañana logré entrar por Morandé 80, que era la puerta que mi padre solía usar.

Mi hermana Beatriz, Tati, trabajaba en la secretaría privada con mi padre y aunque tenía un embarazo de 7 meses, nunca dudó de estar en La Moneda al lado de mi padre en la resistencia y en la defensa de la democracia.  A pesar del fuerte ataque de blindados e infantería y sabiendo que venía un bombardeo aéreo, ninguna de las dos quería partir. No estábamos solas, el Presidente tampoco. Me tocó ver un extraordinario grupo humano que lo acompañaba más allá de sus responsabilidades y que tenía decidido quedarse hasta las últimas consecuencias.

Los más de cuarenta hombres y mujeres que estuvieron ese día en la Moneda y en los edificios de los alrededores, actuaron con lealtad, convicciones y amor al proyecto colectivo construido. Quiero rendirle un homenaje muy sincero a todos los que fueron parte de la resistencia al golpe, a sus asesores y amigos personales, a los GAP y a los detectives de investigaciones y extenderles un sentido abrazo a los familiares de quienes fueron apresados, torturados y brutalmente asesinados e incluso hechos desaparecer.

Recuerdo que mi padre ese día actuaba decidido pero muy sereno. Su sentido de la dignidad, de la responsabilidad del cargo, la conciencia del significado moral de su liderazgo siendo representante del pueblo, era tan fuerte en él, tan sincero, que nosotras sabíamos que él no se iría de La Moneda como tantas veces lo dijo.

Antes de exigirnos, -diría casi implorarnos- que saliéramos junto a mi hermana Beatriz, Frida Modak y Nancy Julien caminamos aún incrédulas por el costado de esta plaza ya desierta porque se venía el vuelo de los aviones Hawker hunter para destruir el palacio de gobierno, nos pidió que denunciáramos lo que estaba ocurriendo, que fuera una lección moral para los que atentaban contra la libertad, contra la democracia y la vida. No olvido su último abrazo, su calidez, su amor infinito, su humor.

No deja de sorprendernos la fuerza de su mensaje en sus últimas alocuciones, su inclaudicable esperanza, “Tienen la fuerza, podrán avasallarnos. Pero no se detienen los procesos sociales ni con la represión ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos. La ternura y el cuidado con el que se dirige a su pueblo para expresarles que en los momentos más difíciles son ellos los que guían su compromiso, y también para darnos aliento y fuerza a los que seguiríamos la estela de su ideario de justicia.

Si bien ese negro 11 de septiembre de 1973 es inseparable de su nombre, mi padre tuvo una larga trayectoria de un liderazgo muy especial, forjó un camino pensando en las mayorías de del país. Los números dan fe de la injusticia que hacía necesaria un cambio profundo, en esos años el 60% de las familias percibía el 17% de los ingresos del país, mientras que 2% de las familias controlaba el 46% del ingreso nacional. La mortalidad infantil superaba los 200 fallecidos antes de un año por cada mil nacidos vivos, la pobreza era brutal y por supuesto multidimensional. Salvador Allende encarnó la esperanza de millones de chilenos pobres y la necesidad cambiar una sociedad oligárquica.

Ante esas injusticias, mi padre transitó todo Chile, recorrió más de la mitad de su vida el país desde la cordillera y los valles al mar; desde el desierto hasta los hielos patagónicos.  Representó en el Congreso al norte, centro y sur como diputado y senador; y en sus cuatro campañas presidenciales, escuchó las voces de miles de personas e instó a la construcción de movimientos sociales amplios, diversos, plurales, con el total respeto a todas las creencias. Logró la unidad de las fuerzas progresistas. Estaba seguro de que el bienestar colectivo fortalecería a Chile, les daría dignidad a todas las personas, fortaleciendo nuestra democracia y la real implementación de la declaración universal de derechos humanos.

El gobierno de la Unidad Popular recogió su pensamiento. Más allá de sus dificultades y errores, redistribuyó la renta, aumentó significativamente el sueldo mínimo, las pensiones, democratizó el crédito, nacionalizó las principales riquezas naturales del país, profundizó la reforma agraria, combatió la desnutrición, abrió espacios de participación para la toma de decisiones, duplicó el descanso postnatal, estableció igual salario para hombres y mujeres que trabajaran en el Estado, incrementó las becas y programas especiales para trabajadores y para mujeres en las universidades, promovió la cultura, la lectura, desarrolló la medicina social, le dio un par de zapatos a todos los niños que no los tuvieran, entre muchos otros logros. Como toda obra humana, no fue perfecta y tuvo errores, pero pareciera que deliberadamente algunos quieren esconder sus inmensos logros.

La innovadora experiencia de la Unidad Popular representó una transformación profunda de justicia social en democracia, pluralismo y libertad por las vías institucionales. Lo que sucedió en Chile pasó a ser parte de la historia de vida de millones de ciudadanos que se sintieron interpelados y se movilizaron de muchas formas, inspirados por Allende.

Por eso decimos que Allende recorrió Chile, y que Chile recuerda a Allende. No hay un lugar en el país donde la estela de Allende no iluminara, en donde hay personas que le tienen vivo en su corazón. Y en el mundo también, incontables calles, plazas, hospitales, escuelas y otros espacios colectivos llevan su nombre.

La misión que nos diera mi padre en La Moneda, voy a personificarla en mi madre, Tencha Bussi, fue una vocación de vida, una convicción que podía superar con creces sus propias limitaciones físicas para sacar una voz que denunciará los atropellos a los derechos humanos en Chile, para convocar a los países para apoyar a Chile a recuperar la democracia y para mantener vivo el legado de mi padre, tratando de unir el fragmentado exilio chileno.

Por ello también quisiera rendirle un homenaje muy sentido a Tencha en este día.

Quiero recordar y rendir homenaje a quienes, de distintas formas, decidieron no mantenerse indiferentes y actuar. En Chile y en el mundo se forjó una cadena humana infinita de solidaridad para ayudar a quienes sufrían el atropello de sus derechos, una ola de acciones valientes para mantener la dignidad y no ceder ante el horror. Salvar vidas, apoyar ollas comunes, comedores infantiles, a los exonerados sin trabajo, para reunir y difundir información, dar capacitación, mantener la resistencia.

Aprovecho la presencia de los invitados extranjeros a esta conmemoración para darles las gracias, pues sus embajadas en Chile jugaron un rol esencial en la lucha contra la barbarie, como también en sus países miles de chilenas y chilenos encontraron un verdadero asilo contra la opresión. Desde allí tejieron una red poderosa que fue clave para la recuperación de la democracia. Como símbolo de todos los países que nos recibieron y ayudaron, quiero agradecer en la persona de su presidente Andrés Manuel López Obrador aquí presente, al pueblo, al gobierno y a al entonces Embajador de México Gonzalo Martínez Corbalá, país que fue nuestro hogar en medio del duelo y lugar desde el cual reconstruimos nuestras vidas. También a Cuba, que recibió a otra parte de nuestra familia. Junto con a miles de exiliados, les reafirmamos nuestra gratitud de por vida.

Hoy, la solidaridad y corresponsabilidad internacionales necesitan ser nuevamente un camino de paz y de cooperación entre países, refrendado y apropiado por todos los sectores políticos y civiles, en donde Chile sea un activo partícipe, retribuyendo y cooperando a la construcción de un mundo más justo que se haga cargo de los problemas que nos afectan a todos

El cruento golpe militar y civil en Chile ha intentado ser justificado por sectores que cerraron los ojos a las violaciones de derechos humanos. En estos últimos meses hemos visto con preocupación como se promueve un revisionismo histórico. Se ha intentado invertir responsabilidades sobre la tragedia que vivimos todos durante los largos 17 años más oscuros de nuestra historia. De manera increíble, se buscan tergiversar los hechos para culpar a la UP y al Presidente Allende del Golpe de Estado. Los verdaderos responsables fueron quienes quebraron la institucionalidad, bombardearon este palacio, persiguieron, torturaron, asesinaron y desaparecieron a miles de chilenos. Y sin duda, quienes los ampararon políticamente y guardaron silencio cómplice ante las atrocidades que el país vivía.

El golpe de Estado fue un crimen y no hay contexto, ideología política, contingencia o razones que legitimen el despojo de la voluntad popular, de la dignidad humana, del horror. Entiendo que pueda haber diversas interpretaciones de lo que significó la Unidad Popular, pero Nunca Más un Golpe de Estado debiera ser un consenso en todas las fuerzas políticas democráticas.

Hoy contamos con más evidencia que nunca en la historia sobre lo que ocurrió en nuestro país hace 50 años. El asedio interno y la confabulación externa. La intervención encubierta de la CIA, el bloqueo económico, la injerencia extranjera, el terrorismo de grupos antidemocráticos de la de derecha, los paros subvencionados, entre otros. Mi padre, el presidente Allende y su entorno buscaron hasta el último momento una salida democrática e institucional al conflicto político que se vivía en el país.

Hoy, cuando la democracia en el mundo enfrenta nuevas amenazas autoritarias, es más necesario que nunca renovar el compromiso de todos y cada uno con la democracia. Es por eso, Presidente, que es muy valiosa la carta por la democracia siempre que Ud. ha firmado con todos los ex Presidentes de Chile, que más allá de las diferencias ideológicas coincide en el valor de cuidar la democracia, promover el respeto a los derechos humanos, y construir nuestro futuro en paz.

Nosotros, quienes sufrimos en carne propia lo que significa su destrucción, podemos dar fe de la importancia de defender las instituciones, y de la tragedia y el inaceptable costo que imponen las salidas autoritarias para la libertad de las personas, los derechos humanos y la convivencia social.

A 50 años del golpe de Estado podemos decir con más convicción que nunca, que los problemas de la democracia nunca, jamás, pueden invocar a la violencia, el quiebre de las instituciones, la persecución y el exterminio de quienes piensan distinto. Lo dijo Allende claramente “Rechazamos en los más profundo de nuestras convicciones las luchas fratricidas. El respeto a los demás, la tolerancia hacia el otro, es uno de los bienes culturales más significativos con que contamos”.

A lo largo de estas décadas hemos trabajado intensamente por obtener la verdad respecto de los atroces crímenes que se cometieron incluso antes del 11 de septiembre, de buscar justicia para las víctimas y sus familias, reparación. Pero la verdad y la justicia ha sido solo parcial, sostenida por el coraje de las familias de las víctimas, abogados y abogadas valientes, además de organizaciones de derechos humanos que han permitido los logros alcanzados en verdad y justicia.

Por eso es Plan de Búsqueda anunciado por usted, Presidente, es tan importante. El Estado debe asumir hoy y de cara al futuro su responsabilidad total frente a la sociedad. Las nuevas generaciones necesitan comenzar sus vidas sin cargar el dolor de no haber encontrado a sus seres queridos. No puede haber futuro, no puede haber paz si no hay justicia.

El caminar de Allende está más vigente que nunca. No sólo por el anhelo de justicia social, y de cambios profundos para mejorar nuestra democracia, sino porque como lo llamó Mario Benedetti, fue un hombre de paz. En estos tiempos es necesario recordar el metal tranquilo de su voz, la lealtad a su pueblo y por ello quiero terminar dándole la palabra a Benedetti.

Para vencer al hombre de la paz

tuvieron que congregar todos los odios

y además los aviones y los tanques.  […]

Para matar al hombre de la paz

tuvieron que desatar la guerra turbia. […]

Para matar al hombre que era un pueblo

tuvieron que quedarse sin el pueblo.

 

Muchas gracias

Las palabras de Isabel Allende a 50 años del golpe de estado civil militar

Durante la jornada del 11 de septiembre, en la Plaza de la Constitución, se llevó a cabo una emotiva ceremonia en conmemoración del 50º aniversario del Golpe de Estado que derrocó al gobierno democráticamente electo de Salvador Allende, marcando el inicio de 17 años de dictadura, crímenes e impunidad en Chile.

Este evento contó con la presencia de líderes internacionales, como el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el mandatario de Colombia, Gustavo Petro, y el presidente de Uruguay, Luis Lacalle, entre otros, así como ex presidentes chilenos como Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

La ceremonia, conducida por la actriz Aline Kuppenheim, comenzó con una conmovedora interpretación del himno nacional a cargo del renombrado pianista chileno Valentín Trujillo. Posteriormente, la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos conmovió a los presentes al interpretar la «Cueca Sola», una canción simbólica que visibiliza la ausencia de los desaparecidos.

La senadora e hija del presidente Salvador Allende, Isabel Allende, pronunció palabras en memoria de su padre y recordó cómo aquel oscuro día cambió la historia de Chile y también su historia personal. “Me tocó ser la última persona del entorno de mi padre en entrar al palacio ese día, y juntos a otras personas, teníamos su mandato de contar lo que pasó entonces, lo que significaba la Unidad Popular y también la barbarie que empezaba a imponerse”, recordó en parte de su discurso.

La parlamentaria puso especial énfasis en la relevancia de la implementación del Plan Nacional de Búsqueda recientemente anunciado por el Presidente Gabriel Boric. “Por eso es Plan de Búsqueda es tan importante. El Estado debe asumir hoy y de cara al futuro su responsabilidad total frente a la sociedad. Las nuevas generaciones necesitan comenzar sus vidas sin cargar el dolor de no haber encontrado a sus seres queridos. No puede haber futuro, no puede haber paz si no hay justicia”, afirmó.

La hija del Presidente Allende también destacó la importancia de proteger la democracia, enfatizando en la fragilidad de esta misma. “Hoy, cuando la democracia en el mundo enfrenta nuevas amenazas autoritarias, es más necesario que nunca renovar el compromiso de todos y cada uno con la democracia”, declaró la Senadora.

Un minuto destacado de la ceremonia se dio cuando el reloj marcó las 11:52 am, hora exacta en que los aviones Hawker Hunter, hace 50 años, comenzaron a bombardear el Palacio Presidencial. En aquel momento, se invitó a los asistentes a realizar un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del bombardeo.

El arte y la poesía también tuvieron su espacio en el evento. El premiado poeta mapuche, Elicura Chihueilaf, conmovió a la audiencia al recitar un poema en honor a Salvador Allende. Y ya para el final del acto, Mon Laferte, cautivó al público con su interpretación de la canción «Manifiesto» de Víctor Jara.

El Presidente Gabriel Boric, por su parte, recordó a todas las personas detenidas desaparecidas, ejecutadas políticas, exiliados, relegados, torturados en la dictadura cívico-militar chilena. Asimismo, extendió los agradecimientos a aquellos organismos nacionales e internacionales que jugaron un rol importante en dictadura. Sobre los desaparecidos sentidamente declaró: “No es solo el hijo o la hija, el padre, la madre o una compañera, sino es una ausencia que nos afecta y nos desgarra a todos y a todas, por ello, la búsqueda de la justicia es un deber ineludible del Estado. El Estado los hizo desaparecer y el Estado debe hacerse cargo de saber dónde están”, concluyó el Mandatario.

 

La Moneda y los 50 años del golpe civil militar

Homenaje a la Resistencia Chilena a 50 años del Golpe

En una emotiva y concurrida ceremonia se inauguró hoy la exposición «Gracias a la Esperanza que Resistió», un evento conmemorativo organizado por la Fundación Salvador Allende en el marco de los 50 años del Golpe de Estado civil y militar en Chile y la muerte del presidente Allende.

Esta exposición es una forma de rendir homenaje a un grupo de personas y colectividades que, en medio del horror del golpe y la posterior dictadura, encarnaron valores fundamentales como la resistencia, la contención, la solidaridad, la generosidad y la ternura a través de acciones tanto cotidianas como organizadas.

Estos comprometidos actores lograron encender una luz que unió la esperanza y la defensa de la vida humana en momentos adversos. Los diferentes aspectos de este mundo de resistencia se entrelazan con la memoria viva de quienes se opusieron a la barbarie de la dictadura: iglesias, comunidades, solidaridad internacional, mujeres y familiares, abogados de derechos humanos y el mundo de la cultura y la prensa.

La exposición presenta un repertorio de imágenes y objetos que evocan esa época, desde los modos de organización de la solidaridad hasta los dispositivos jurídicos utilizados para buscar a los detenidos, pasando por las ollas comunes, las acciones de arte público que desafiaron la censura, así como fotografías y lienzos que narran la acción colectiva.

Esta muestra es una expresión de gratitud que abraza los verbos humanizantes que definieron la resistencia: cuidar al otro, defender la vida y su dignidad, ofrecer solidaridad, compartir cantos, bailes y poemas, informar la verdad y proteger la libertad. En el centro de esta exposición, el mensaje «Democracia siempre» brilla como un faro en un país que conmemora su historia y continúa labrando su destino.

La exposición se ha logrado montar gracias a la colaboración de numerosas personas que, con su generosidad, han prestado sus objetos, fotografías, documentos y colecciones. A todos ellos y ellas, expresamos nuestro más profundo agradecimiento por contribuir a mantener viva la memoria, la vida y la democracia. A ellos se entregó un profundo agradecimiento y reconocimiento.

La directora de la FSA Marcela Ahumada agradeció en general y en particular a los asistentes y a quienes no pudieron estar presentes.

“Agradecer a quienes se quedaron y resistieron. A aquellos que combatieron pacíficamente. Sin ustedes no hubiéramos podido recuperar la democracia. El compromiso y aporte de cada uno. Gracias por ayudarnos a montar esta exposición y por resistir 17 años de dictadura”, concluyó Marcela Ahumada.

La exposición se encuentra abierta de martes a viernes entre 10:30 y 17 horas.

Inauguración de la Exposición «Gracias a la Esperanza que Resistió»

A 53 años del triunfo democrático del Presidente Salvador Allende Gossens, ocurrido el 4 de septiembre de 1970, este mediodía se realizó el acto homenaje en recuerdo del histórico día en que Allende vence las elecciones presidenciales y se convierte en el primer socialista en el mundo que llega al poder por medio del voto popular.

En las afueras de Morandé 80, con una concurrida asistencia entre las que se encontraban parlamentarios, presidentes de partidos, alcaldes, concejales, artistas, dirigentes sociales, la organización correspondiente al Comité de iniciativas populares destacó la importancia de mantener en la memoria colectiva del país el día que marcó nuestra historia y la vida de chilenas y chilenos que junto a Salvador Allende trabajaron por lograr profundas reformas.

En la oportunidad se reconoció a quienes siempre han estado en actos conmemorativos, y a todos los hombres y mujeres de izquierda que han permanecido comprometidos con el proceso transformador de la unidad Popular y el legado del Presidente Allende.

Los aplausos también se hicieron extensivos a los familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, y muy especialmente a los compañeros sobrevivientes del Grupo de Amigos Personales (GAP) que se encontraban presentes.

Posteriormente, en la Plaza de la Constitución, fue inaugurada la muestra fotográfica “Allende, el caminar de un demócrata”, una iniciativa de la Fundación Salvador Allende y bajo la curatoría de Luis Weinstein. En la oportunidad también se acercó a saludar el presidente de la República Gabriel Boric.

La actividad fue organizada por la Fundación Salvador Allende y el Comité de Iniciativas Populares 50 años.

#SalvadorAllende #Conmemoración #50AñosDelGolpe #4Septiembre

Masiva conmemoración de la victoria de Salvador Allende

En el marco de los actos conmemorativos de los 50 años del golpe civil militar, la Fundación Salvador Allende, en conjunto con la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, encabezó la “Ceremonia de Reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional”, instancia en que agradeció y homenajeó a quienes lideraron la colaboración global y la solidaridad con Chile, entre 1973 y 1988, especialmente a los embajadores de distintos países.

La ceremonia se realizó en el Centro Cultural Gabriela Mistral y contó con la presencia de la Senadora Isabel Allende, hija del presidente Salvador Allende; Daniela Sanchez, miembro del comité pro paz, la religiosa Karoline Meyer; Adriana Delpiano, ex ministra de Educación y Fernando Villagrán.  Los panelistas destacaron los logros alcanzados a través de la cooperación internacional, durante difíciles días de la historia y coincidieron en valorar los lazos históricos que unen a distintas naciones con la nuestra.

En la oportunidad, la Senadora Isabel Allende rememoró los quince años en que recorrió distintos países democráticos en compañía de su madre, dando testimonio de los abusos que se vivían en Chile y también del apoyo que recibieron desde naciones extranjeras, que solidarizaron con la cruda realidad que enfrentaba Chile.

La parlamentaria sostuvo que “En la conmemoración de los cincuenta años del Golpe de Estado, no podíamos no realizar un reconocimiento a la solidaridad internacional que se movilizó desde el primer momento por ayudar a que cientos de chilenos rehicieran sus vidas y también con el apoyo presentado acá, en  Chile”.

Frente a embajadores, organizaciones multilaterales y fundaciones presentes, Daniela Sánchez, quien en dictadura fuera miembro del comité Pro Paz y de la Vicaría de la Solidaridad, recordó anécdotas y rememoró cómo vivió el Golpe de Estado. “A fines de agosto del 73 teníamos una agitación interna de que vendría el golpe y cuando ocurrió me pregunté, ¿qué sentido tiene la vida si hoy todo llega a su fin? Muy pronto nos enteramos de la muerte del presidente, de los toques de queda o que habían fusilamientos, se mezcló el horror con la preocupación por amigas y amigos”, recordó Sánchez. Afirmó también que tras aquellos acontecimientos surgió una necesidad interna por ayudar y que durante aquellos días un amigo sacerdote la invitó al comité. “Me invitó a una oficina del cardenal Raúl Silva Henríquez y poco a poco la oficina se fue llenando de jóvenes que buscaban colaborar y defender el derecho de la vida sobre la muerte, en ese contexto, aparecieron los apoyos internacionales como, por ejemplo, el reconocimiento al comité”, cerró.

Por su parte, la religiosa alemana Karoline Meyer también trajo al presente como

ella, en conjunto a otras personas, se pusieron a disposición de las víctimas de la dictadura. “Puedo decir que estábamos trabajando en lo social para poder sobrevivir en muchas ocasiones y en ese entonces recibimos el apoyo de muchas naciones extranjeras, quienes apoyaron a la gente a través de la iglesia y de organizaciones sociales”.

Por otro lado, la ex ministra de Educación, Adriana Delpiano, aseguró que aquellos años “cada espacio educativo, era un espacio de libertad” y que se enfrentaba a “un peligro común”. También tuvo palabras en homenaje a Harald Edelstam, embajador sueco en Chile, quien aseguró  “fue un héroe para Chile, pues se la ´jugó´ personalmente para sacar personas, arriesgando incluso su propia vida”.

Y finalmente el periodista Fernando Villagrán, compartió su experiencia vertida en distintas publicaciones y a quienes, utilizando el humor, se opusieron a la dictadura cívico militar chilena, principalmente desde el trabajo en la revista Apsi. “Nunca pudieron silenciar la desobediencia, tampoco la memoria viva del presidente Salvador Allende”, declaró.

La emotiva ceremonia culminó con la presentación del grupo musical “Big Band”, quienes interpretaron la conocida canción que el recientemente fallecido cantautor cubano, Pablo Milanés, escribió en los años setenta, en memoria del médico y revolucionario chileno, Miguel Enríquez: “Yo pisaré las calles nuevamente”.

Fundación Salvador Allende entregó reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional, en tiempos de dictadura

La curatoría de la exposición “Chile en convulsión – 50 años después” fue realizada por el fotógrafo y fotoperiodista chileno José Giribás Marambio y se centra en el golpe de Estado y sus consecuencias, pero también en la situación actual del país.

El 11 de septiembre de 1973, los militares dieron un golpe de Estado en Chile, poniendo fin al breve mandato del esperanzador Salvador Allende.
La parte histórica de la exposición “Chile convulsionado – 50 años después” está compuesta por obras de los conocidos fotógrafos Thomas Billhardt, Armindo Cardoso y José Giribás Marambio. Muestran fotografías del periodo de Allende y de los años posteriores a la dictadura militar.
El fotógrafo portugués Armindo Cardoso llegó a Chile en 1969 de forma indirecta y fue uno de los fundadores del semanario  “Chile Hoy”. Como fotógrafo principal, tuvo la opotunidad de documentar el trabajo del gobierno de Salvador Allende. El alemán fotógrafo Thomas Billhardt voló a la toma de posesión de Salvador Allende en 1970 en nombre de la revista „Neue Berliner Ilustrierte”de la RDA a la investidura de Salvador Allende. En su viaje documentó el histórico momento y siguieron otros viajes a Chile hasta que se le denegó el permiso para salir de la RDA tras el golpe militar.

El fotógrafo y comisario José Giribás Marambio vivía en Santiago de Chile cuando Salvador Allende ganó las elecciones y se convirtió en presidente del país. Así fue como documentó algunos de los acontecimientos como joven fotógrafo y periodista. Tras el golpe militar huyó a Alemania. No fue hasta 1986 que regresó a Chile como fotoperiodista, donde comenzó su trabajo de documentación de la dictadura.

En la muestra las series de los tres fotógrafos se complementan con motivos actuales de jóvenes fotógrafas chilenas. En total se presentarán doce artistas femeninas que, con sus imágenes de las calles de Chile, entregan una mirada a la agitación social de los últimos años. Las fotografías muestran el cambio en el país y cómo Chile intenta liberarse de las consecuencias de la dictadura y emprender nuevos caminos.

Se exponen imágenes de los artistas Valeria Alessandrini, Marcela Araya, Thomas Billhardt, Armindo Cardoso, Ailen Diaz, Maribel Fornerod, Veronica Garay, Nicole Kramm, Naomi Madariaga, José Giribás Marambio, Caterina Muñoz, Marucela Ramirez, Vanessa Rubilar,
Catalina Sarzoza, Sofía Yanjarí.

Inauguración de la exposición: jueves 7 de septiembre | 19.00 horas

Chile en convulsión – 50 años después, exposición en Berlín

Como parte de la conmemoración de los 50 años del golpe militar, la Fundación Salvador Allende y la Universidad Academia de Humanismo Cristiano organizan la “Ceremonia de Reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional” que destaca el rol fundamental de la colaboración global y el apoyo que las embajadas y organizaciones internacionales para proteger la vida y los derechos de chilenos y chilenas que necesitaron refugio durante los años posteriores al golpe.

Diversas embajadas, fundaciones y organismos de la sociedad civil internacional salvaron vidas, acogieron familias y apoyaron iniciativas que lograron mantener el espíritu en tiempos de gran brutalidad y solidaridad. La ceremonia de reconocimiento contará con la participación del cuerpo diplomático de varias de estas naciones que mantuvieron un rol activo, en apoyo a Chile, en dictadura y la interpretación de la WAK Big Band con un repertorio especialmente preparado para la ocasión. Asistirán también al homenaje la senadora Isabel Allende, la ex Ministra Adriana Delpiano, la ex integrante del Comité Pro Paz, Daniela Sánchez y el rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Álvaro Ramis.

La ceremonia que tendrá lugar el jueves 31 de agosto a las 12 hrs. en el Centro Cultural Gabriela Mistral (Alameda 227, Metro Universidad Católica) busca reflexionar sobre los logros alcanzados a través de la cooperación internacional, durante aquellos días difíciles de nuestra historia reciente y celebrar los lazos históricos que unen a distintas naciones con la nuestra

Ceremonia de Reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional

Exponentes del seminario abordaron la desestabilización previa al golpe cívico militar.

En la Sala Ercilla de la Biblioteca Nacional, se realizó el encuentro “1971: De los Golpes en el Estado al Golpe de Estado”, organizado por la Fundación Salvador Allende, el Comité Ciudadano de la Memoria Democrática y Radio Universidad de Chile. La instancia contó con la participación de destacados periodistas y académicos como Mónica González, Patricio López, José Antonio Viera Gallo y Juan Andrés Lagos.

En la oportunidad los expositores abordaron, desde diversas perspectivas, cómo distintas instituciones del Estado buscaron desestabilizar el gobierno del presidente Salvador Allende. Asimismo, analizaron cómo se vivió el periodo previo al Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, recordando una serie de acciones de pre-golpe que agudizaron la confrontación de poderes al interior del Estado, buscando debilitar el accionar del gobierno y la democracia chilena.

En este contexto, Manuel Jacques, quien moderó el encuentro, citó uno de los episodios más importantes ocurrido el 25 de junio de 1973, cuando la Corte Suprema, en respuesta a un oficio del Presidente Allende, subrayó la importancia de la independencia judicial y su resguardo frente a interferencias políticas.

Al respecto, la Directora Ejecutiva de la Fundación Salvador Allende, Marcela Ahumada, sostuvo que en el marco de los 50 años del aniversario del Golpe y muerte de Salvador Allende, se ha considerado necesario “poder reflexionar acerca de los temas que se abordan en este panel y que constituyen una parte fundamental en los hechos para desestabilizar el gobierno democrático del Presidente Salvador Allende, pasando a llevar la constitución”.

En la actividad, los panelistas se refirieron a temáticas de relevancia histórica, entregando también reflexiones sobre las relaciones entre el Presidente Salvador Allende con la Corte Suprema, durante los tres años en los que este último estuvo a la cabeza del país.

Los panelistas coincidieron en destacar en sus intervenciones hitos determinantes de la conspiración militar contra el gobierno de la Unidad Popular, en 1973, como el llamado “tanquetazo”, el asesinato del edecán Arturo Araya, o la salida de Carlos Prats de la jefatura del Ejército. También se rememoró y cuestionó el rol instigador de algunos medios de comunicación de la época como, por ejemplo, el del diario El Mercurio en acciones desestabilizadoras para el Gobierno legítimo.

La periodista Mónica González afirmó que “Allende se atrevió a desafiar a la oligarquía nacional que tenía el poder absoluto”. También rememoró sus años de juventud, tiempo en que pudo conocer de cerca el abuso que sufría la clase trabajadora por parte de la ya mencionada oligarquía. “Quienes fuimos a campamentos de alfabetización pudimos ver cómo esos campesinos no recibían salario, es más, recién el año 65 se editó una ley para que finalmente salieran de la esclavitud”.

Al término de la actividad el ex Subsecretario de Justicia en el gobierno de Salvador Allende, José Antonio Viera-Gallo, hizo un balance y expresó que estos eventos en el marco de los 50 años del Golpe de Estado son “una forma de conocer mejor lo que pasó y sacar lecciones para resolver adecuadamente los desafíos, sin cometer los mismos errores y también para nutrirnos y poder seguir adelante porque la historia no tiene fin”

Por otro lado, el periodista Juan Andrés Lagos, aseguró que este tipo de actividades  “deberían multiplicarse por mil, pues Chile necesita construir su memoria histórica ya que actualmente no la tiene y esto, sin duda, ayuda enormemente” Lagos afirmó también que espera que en un futuro próximo la participación de este tipo de eventos aumente pues “muchos tienen mucho que hablar y mucho que decir”.

De los Golpes en el Estado al Golpe de Estado

Entre los días 10 y 12 de agosto, se desarrollará a cabo el encuentro internacional “Resonancias trasandinas: Memorias de futuro”, cita abierta al público co-organizada por la Universidad de Chile, a través de su Facultad de Filosofía y Humanidades.

Diario UChile

La conmemoración y reflexión crítica conjunta sobre los 50 años del golpe de Estado durante el gobierno de Salvador Allende, y de los 40 años del Día de la Restauración de la Democracia en la Argentina. Ese es el objetivo del Seminario Internacional Resonancias trasandinas: Memorias de futuro. Conmemoración de los 50 años del golpe de Estado en Chile y 40 años de democracia en la Argentina, que se desarrollará de manera abierta al público los próximos jueves 10, viernes 11 y sábado 12 de agosto.

La instancia incluye diversas actividades académicas, culturales y artísticas, que tendrán lugar, además, en la Casa Central de la U. de Chile, la Facultad de Filosofía y Humanidades del plantel, el Museo de Arte Contemporáneo, sede Parque Forestal; y en la Embajada de Argentina en Chile.

“Resonancias trasandinas es un espacio de encuentro binacional que distintas instituciones hemos gestado para conmemorar y reflexionar conjuntamente sobre los 50 años del golpe militar de 1973 en Chile y los 40 años del retorno a la democracia en Argentina desde las ciencias sociales, las humanidades y las artes. Estas áreas tienen mucho que aportar a la elaboración de memorias sociales sobre estos hechos históricos y a la ‘puesta en voz’ y ‘puesta en obra’ de estas experiencias”, destaca Alicia Salomone, académica de la U. de Chile y directora de Relaciones Internacionales del plantel.

Como señala Daniel Cruz, director del MAC, este año, el museo “se ha planteado como eje fundamental en su programación ampliada el conmemorar los 50 años del golpe de Estado. Bajo el eje curatorial Morfología Sensible, es decir, un espacio permeable, que afecta y es afectado por su entorno, buscamos ser un espacio museal para recordar lo que hemos olvidado, y a su vez nombrar lo que no ha sido dicho”. Es en este contexto que, agrega, “nos proyectamos en este seminario internacional. Un encuentro que nos provoca revisitarnos en nuestras historias locales, en la conjugación de lo mutuo, la voz testigo, como también en el desafío de construir una memoria colectiva”.

Invitados y programación

El seminario contará con la presencia de intelectuales, académicos(as) y artistas de ambos países. Entre otros participará la historiadora del arte, crítica, investigadora y directora del área de arte y cultura del Instituto de investigaciones “Dr. Norberto Griffa” de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, Diana Wechsler; del Decano de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, Ricardo Manetti; del Director del centro de estudios de historia reciente de la UNTreF, Eduardo Jozami; el académico de la Facultad de Filosofía y Letras Universidad de Buenos Aires, Pablo Piedras, y el filósofo, Doctor en Literatura y profesor de la Universidad de Chile, Sergio Rojas, entre otras y otros invitados.

La conferencia inaugural de la jornada estará a cargo de Daniel Feierstein, académico de las Universidades de Buenos Aires y Nacional de Tres de Febrero, cuyo título es “Política y memoria: desafíos de la transmisión generacional”.

Junto a ello, el evento contará con proyección de cine y presentaciones artísticas, incluyendo el cierre con la performance “Pasado/futura”, del artista Seba Calfuqueo.

La actividad es organizada por la Universidad de Chile, a través de su Facultad de Filosofía y Humanidades y su Museo de Arte Contemporáneo; la Universidad Nacional Tres de Febrero, Untref; la Universidad de Buenos Aires, a través de su Facultad de Filosofía y Letras; y la Embajada de Argentina en Chile.

El comité binacional del encuentro está integrado por Alicia Salomone, directora de la Dirección de Relaciones Internacionales de la Universidad de Chile; Daniel Cruz, director del Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de Chile; Alejandra Bottinelli, de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile; Ignacio Cortés Vila, de la Universidad Nacional de Tres de Febrero; Martín González, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires; y Juan Pablo Fasano, Sección Cultural de la Embajada Argentina en Chile.

La entrada es libre y sin inscripción. Toda la información y programa están disponibles acá:

Mundo académico conmemorará los 50 años del Golpe de Estado en Chile y los 40 años del retorno a la democracia en Argentina

«Hoy es el día de la dignidad nacional y de la solidaridad. Es el día de la dignidad, porque Chile rompe con el pasado; se yergue con fe de futuro y empieza el camino definitivo de su independencia económica, que significa su plena independencia política.”

Así, un 11 de julio de 1971, en la Plaza Los Héroes de Rancagua, el presidente Salvador Allende, comenzaba su discurso por la nacionalización del cobre. 52 años después, en la misma plaza y ante trabajadoras y trabajadores, dirigentes sindicales, de organizamos de derechos humanos, representantes de partidos, autoridades regionales y el comité de organización de actividades por los 50 años del golpe cívico militar, el alcalde de Rancagua, Juan Ramón Godoy, junto a autoridades locales, encabezó el acto conmemorativo.

Canto, imágenes de la época y la voz del presidente fueron el marco de la actividad que recordó un hito del gobierno de Allende y la convicción de trabajadores del cobre cuya alianza, unidad, disciplina permitieron este hito que daba inicio a un próspero futuro truncado por el golpe de estado.

En la oportunidad, las y los asistentes develaron una placa conmemorativa que recuerda parte del discurso de Salvador Allende Gossen del día de la promulgación de la Ley 17.450. Un centenar de personas desfiló delante de ella para recordar y fotografiar.

Al respecto, la directora ejecutiva de la Fundación Salvador Allende, Marcela Ahumada, valoró el acto y señaló que el legado de Allende está marcado por un sello de hombre demócrata. “El logró convertir las distintas demandas sociales en sujetos protagonistas. Entregó a su pueblo un sentido protagónico, y logró visibilizar la pobreza en hombres y mujeres de carne y hueso”.

Asimismo, afirmó que la figura del ex Presidente Allende representa libertad y pluralidad, factores profundamente necesarios en el contexto actual. “Siempre creyó en el diálogo cono herramienta para avanzar en dar solución a problemas sociales pendientes”.

Cabe señalar que, en el marco de los actos conmemorativos de los 50 años del golpe, la Fundación Salvador Allende se encuentra trabajando, junto a organizaciones sociales y partidos políticos, en la transmisión del legado del ex Presidente, actividades que van siendo informadas día a día en nuestras redes sociales.

Fundación Salvador Allende participó en acto conmemorativo de la nacionalización del cobre

Con una audiencia que repletó el auditorio del GAM, el pasado 26 de junio se conmemoró el natalicio de Salvador Allende con Chicho, un libro que reúne a más de 150 artistas que decidieron homenajear al compañero presidente con una publicación histórica.

Junto a imágenes icónicas de nuestra historia del arte, como obras de José Balmes, José Venturelli, Gracia Barrios y Nemesio Antúnez, se unen en el libro CHICHO a las de artistas plásticos y de la comunicación gráfica que rinden tributo al presidente mártir, y esas obras constituyen el testimonio de que una fuerza cultural que no olvida, y que se ve reflejada en este libro, en el que participaron artistas desde Arica a Punta Arenas, de Latinoamérica y otros continentes.

Su compilador y editor nos relata: “Ese terrible 11 de septiembre de 1973, cuando supe que Allende había muerto en La Moneda, lloré como un niño. Desde ese momento, me prometí honrar su nombre, como yo lo sé hacer, con mi trabajo. Y ese día llegó”, dice el artista gráfico Jorge Soto Veragua, quien decidió convocar a más de 150 artistas plásticos y gráficos para reunir, en un libro de lujo, una serie de retratos de Allende.

Por su parte la directora ejecutiva de la FSA Marcela Ahumada dijo” Nos sentimos honrados y emocionados de ser parte de un proyecto y de la recepción del público, además de haber contado con la presencia de Miguel Lawner, Marcia Tambutti, y tantos artistas comprometidos con la memoria histórica”.

CHICHO está impreso a todo color, sobre papel couché de 170 grs., con 220 páginas, encuadernado al hilo, con tapa dura sobre cubierta troquelada e inserto en un estuche protector.

Lanzamiento del libro Chicho marcó celebración de natalicio de Salvador Allende

El Comité Nacional de Iniciativas Populares se ha constituido para conmemorar el cumplimiento de  los 50 años del golpe de Estado y reivindicar la relevancia y vigencia del proyecto democrático de la Unidad Popular encabezado por Salvador Allende Gossens, cuyo programa de Gobierno y sus primeras 40 medidas avanzaron en favor de las transformaciones que hicieran de Chile un país más justo y digno para las grandes mayorías postergadas y que se vio truncado con el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

  • La invitación es para el martes 27 de junio a las 12.30 horas, en la Plaza de la Constitución, junto a su monumento, para homenajear al presidente Salvador Allende en el 115 aniversario de su natalicio. El acto estará encabezado por David Acuña, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, y Gaby Rivera, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, AFDD.

Las iniciativas de homenaje al presidente Salvador Allende y su proyecto democrático y popular, y a las miles de víctimas de la dictadura militar – por quienes seguimos exigiendo verdad y justicia -crecen y se masifican en todo el país y el mundo.

Comité de Iniciativas Populares a 50 años del golpe de Estado

Contactos: 959282307 – 985805219 – 993971532

Web: www.comite50años.cl  / https://50golpeestadoenchile.cl/

Homenaje en la Plaza Constitución por el aniversario 115 del presidente Allende

Salvador Allende Gossens nace en Santiago de Chile un 26 de junio de 1908. A 115 años de su natalicio, la Universidad Abierta de Recoleta junto a la Fundación Salvador Allende, invitan a la comunidad a participar de un diálogo transgeneracional para profundizar en la visión, acción y vigencia del pensamiento de uno de los presidentes más influyentes de la historia de Chile. La actividad se enmarca en el ciclo Memorias contingentes organizado en conmemoración de los 50 años del Golpe Civil Militar, que con esta suma su cuarta sesión.

Con la idea de caracterizar el ideario del ex Presidente y la vigencia de su legado, el encuentro Pensamiento de Salvador Allende busca abordar desde una mirada transgeneracional y actual, las diferentes aristas de este referente político: desde la visión latinoamericanista, sus convicciones como salubrista, su condición de dirigente social y en general, todo su acervo cultural.

El conversatorio contará con la participación de Miguel Lawner, coordinador de la construcción del edificio UNCTAD III y Premio Nacional de Arquitectura; Jorge Arrate, ex ministro y asesor económico de la Unidad Popular; Karen Palma, presidenta de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fenats); y Fares Jadue, concejal de Recoleta. Moderará la actividad Silvia Aguilera, editora y co fundadora de LOM Ediciones.

La actividad se desarrollará de manera presencial y abierta al público, previa inscripción,  el martes 27 de junio a las 18:30 en el Teatro de la Corporación Cultural de Recoleta.

Sobre Memorias Contingentes

Este programa es un ciclo de conversaciones organizado por la Universidad Abierta de Recoleta en conjunto con la Fundación Salvador Allende y otras instituciones, que se desarrolla  en diferentes espacios de la comuna, como parte de la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado. El objetivo es generar encuentros para reflexionar y activar la memoria, con una mirada que ponga en relieve el presente y el devenir. En esta línea ya se han desarrollado los conversatorios: en marzo, Mujeres y luchas desarrollado junto a la Red de Historiadoras Feministas en la población Ángela Davis; en abril, El rol de los artistas y trabajadores de la cultura en la Unidad Popular, realizado junto a UNA Artistas en el Centro Educacional artístico Arturo López Canto; y en mayo, De los trabajadores al poder popular, con apoyo de Londres 38 en la Escuela Victor Cuccuini. Los siguientes abordarán temáticas como recursos mineros que se organizará junto a Cenda en junio y medios de comunicación, junto al Centro de Estudio de Medios de la UAR. Estos conversatorios son posibles gracias a la colaboración de Escuela Abierta de la Municipalidad de Recoleta.

El encuentro Pensamiento de Salvador Allende, así como todos los conversatorios de este ciclo, son gratuitos y abiertos a toda la comunidad, previa inscripción en el siguiente formulario https://bit.ly/memoriasUAR_allende.

Coordenadas:
Fecha – 27 de junio
Horario – 18:30 horas
Modalidad – Presencial
Lugar – Teatro, Corporación Cultural de Recoleta, Calle Inocencia 2711, Recoleta (Metro Einstein).

‘Pensamiento de Salvador Allende’: nueva sesión del ciclo de conversación ‘Memorias Contingentes’

“porque un día no es suficiente para contar una historia”

A 50 años del golpe de Estado de 1973, en la oficina de comunicaciones Conversas, comprometida con Chile, la democracia y los derechos de las mujeres, creó “50 voces de golpe” una serie de podcast en que 50 mujeres recuerdan cómo fue su día 11 de septiembre de 1973.  Relatos íntimos y conmovedores que reafirman cuánto marcó ese día la historia de Chile y por cierto, la historia de ciudadanas y ciudadanos.   

Entre las entrevistadas están: Loreto Bravo, directora de Balmaceda Arte Joven, la ex ministra de educación Adriana Delpiano, la escritora Pía Barros Barros, la periodista Susana Kuncar, las profesoras Sara Campos, Ingrid Boerr, Angélica Lema, Isabel Hamilton. La Dra. Aurora Canessa, la poeta Elvira Hernández, la abogada feminista Verónica Matus,  Marcela Ahumada (directora FSA) Tita Zapata, Alicia Ortega. Mujeres de distintos ámbitos que tienen en común una experiencia que cambió la vida del país.

En esta tercera edición presentamos los testimonios de: Marcia Scantlebury, Isabel Undurraga, Verónica Matus

Para acceder al podcast haz click AQUÍ

50 Voces de un golpe

La iniciativa liderada por la Dra. Rosa Basaure y la historiadora Dra. Mónica Ahumada, junto con la colaboración de la Fundación del exPresidente, comenzó el año pasado con la versión al inglés de 50 discursos que serán publicados próximamente en formato de libro digital.

La herencia reflexiva de los discursos del exPresidente Salvador Allende Gossens, es reconocida a nivel mundial por su calidad oratoria y de contenido. Famosas son sus alocuciones en las Naciones Unidas, la Universidad de Guadalajara y el Palacio de La Moneda, aquel 11 de septiembre de 1973.

Es por esto, que el Departamento de Lingüística y Literatura de la Facultad de Humanidades de nuestra Universidad, se adjudicó el Fondo Vime 2022 con su proyecto Salvador Allende: 50 años 50 discursos: Preservación traducción y difusión audiovisual de la palabra patrimonial.

En la prosecución de esta iniciativa patrimonial, para el período 2023-2024, la Dra. Rosa Basaure y la Dra. Mónica Ahumada, junto con un dedicado grupo de estudiantes, egresadas y egresados de la Unidad Académica, proyectan traducciones a nuevos idiomas y la creación de una página web en donde se podrá acceder a todo este material de investigación.

“La primera versión de la entrega es en idioma inglés. Con esto postulamos al Fondo Vime, que obtuvimos el año pasado con el objetivo de realizar un libro digital con 50 discursos traducidos”, comentó la Dra. Basaure.

La categorización de los discursos abordó temas relevantes como: La nacionalización del cobre; la importancia de las mujeres en la construcción de la sociedad; la participación de los trabajadores y estudiantes; la relevancia de la cultura el valor de la industria; y la relación con los militares. Las próximas entregas del proyecto harán frente a los discursos de Allende y la imagen en el exterior, así como su relación con los medios de comunicación.

“Al terminar la edición digital, nos percatamos que el formato de libro no era el apto porque se necesitaba de mayor espacio; no podía quedar editado solo en un PDF, por lo que, junto a esta publicación, presentaremos una propuesta de página web que estará vinculada a la de la Fundación Salvador Allende, que por la conmemoración de los 50 años del Golpe Militar, están desarrollando un nuevo sitio”, relató la investigadora de la Facultad de Humanidades.

En este espacio digital se podrán apreciar los discursos escaneados del exPresidente, en donde las personas –no solo académicos, sino que público en general- podrán acceder al material, presenciar los discursos originales, como tambien sus correcciones, algo sumamente importante de este tipo de documentos. Asimismo, se podrá disponer de las diferentes traducciones y material audiovisual relacionado.

Nuevos idiomas 

La profesora Basaure, indicó que el proyecto fue presentado en distintos programas de traducción a lo largo del país, teniendo una gran acogida. Se ofreció llevar estos discursos a otras lenguas y la iniciativa es considerada una muy buena experiencia para las y los estudiantes como aprendizaje y servicio.

“En este momento estamos trabajando con la Universidad de Concepción para traducirlos al alemán; la Universidad Arturo Prat se comprometió para trabajarlos al francés; estamos en conversaciones para realizar la traducción a las lenguas originarias como  aymara y mapuzungún y por nuestra parte, como Universidad de Santiago, ya estamos trabajando con estudiantes en práctica para llevarlos al japonés y portugués”, aseguró.

También hay tratativas para traducir al chino, además de otras posibilidades para realizar trabajos conjuntos en otras lenguas, luego del interés demostrado por distintas universidades del mundo.

“Los objetivos de este proyecto principalmente son traducir la emoción con la que el presidente Allende desarrolló su mensaje y por otro lado que las y los estudiantes puedan comprender su contenido y contextopara así transmitirlo a otras lenguas, desde una experiencia pedagógica de aprendizaje de servicio”, destacó la Dra. Basaure.

En otra arista del proyecto, la académica comentó el vínculo que se ha ido fortaleciendo con la Fundación Salvador Allende, sobre todo en el ámbito patrimonial, señalando la importancia de la traducción para ayudar al crecimiento del país, al desarrollo de nuestra memoria y la protección de la pertenencia, a través de la difusión de figuras a otras lenguas.

“La idea es que personas de distintas partes del mundo puedan acceder y conocer a personajes de nuestra historia, como podría ser el caso de Gabriela Mistral y la escasa traducción de su lenguaje político y de educación; o Víctor Jara, que no ha tenido mayores versiones a otros idiomas. Sería muy interesante que en un futuro próximo podamos trabajar en esas traducciones para preservar sus mensajes”, concluyó la investigadora del Departamento de Lingüística y Literatura de la Usach.

Publicación original: https://usach.cl/news/proyecto-vime-resalta-legado-discursivo-allende-anuncia-nuevas-traducciones-y-la-creacion?fbclid=IwAR2skUFnw_GpGii46jANOFVxYVacElINE1dRx7p7sH0yN6OPcPYqIXqZjxI

Autor:

Enzo Borroni Ricardi

Fotografía:

Cedida

Proyecto Vime que resalta legado discursivo de Allende, anuncia nuevas traducciones y la creación de una página web

La Fundación Salvador Allende y la Central Única de Trabajadores firmaron un acuerdo para realizar una serie de actividades conmemorativas en torno a los 50 años del golpe civil militar que terminó por derrocar al gobierno de la unidad popular e instalar en Chile una sangrienta dictadura.

Entre la actividades propuestas se encuentran la presentación de libros, realización de exposiciones y la puesta al servicio de la organización de trabajadores de las colecciones pertenecientes a la FSA.

Revisa el convenio

FSA y CUT firman convenio para realizar actividades conmemorativas a 50 años del golpe civil militar

Un nuevo ciclo de conversaciones, organizadas por la Fundación Ebert, la Universidad de Chile y la Fundación Salvador Allende, se llevarán a cabo durante todo el año con distintas temáticas que revisan el presente, pasado y futuro de nuestra sociedad. A la ya realizada en torno a Cultura, el próximo 29 de marzo a las 11:30 en la Biblioteca Nacional se llevará a cabo “El rol de la mujer en procesos democráticos”, reflexiones que buscan revisar conceptos ligados a la democracia, paz y construcción de futuro. En este encuentro abierto a todo público participarán Verónica Matus, Fanny Pollarolo y Marcia Tambutti.

Con motivo de la conmemoración de los 50 años del golpe civil militar, la Fundación Salvador Allende (FSA) en conjunto con la Universidad de Chile y la Fundación Friedrich Ebert (FES), han organizado el ciclo “Para una memoria futura”. Ocho conversatorios que se llevarán a cabo durante todo el año con distintas temáticas que revisarán el presente, pasado y futuro de nuestra sociedad desde la memoria histórica a la transformación social.

La primera mesa “El rol de la mujer en procesos democráticos” se realizará este 29 de marzo, a las 11:30 en la Biblioteca Nacional de Chile, y contará con la participación de Verónica Matus, abogada y vicepresidenta de la Corporación de Desarrollo de la Mujer La Morada; Fanny Pollarolo, médica psiquiatra y connotada política nacional; Marcia Tambutti, guionista y Presidenta de la Fundación Salvador Allende, y la destacada economista Mariana Schkolnik.

“Durante el 2023 hemos querido fortalecer el debate en torno a la democracia y la importancia de las instituciones y personas que han contribuido en la defensa de ella. Además, realizar un ejercicio de memoria que también considera el agradecimiento a quienes ayudaron a recuperarla. Cuando en el mundo vemos una constante amenaza a los procesos democráticos creemos que el legado de Salvador Allende se encuentra más vigente que nunca y da pie para una reflexión profunda en distintas temáticas que trataremos durante el año”, señala Marcela Ahumada, directora de la FSA. Así, tal como comenta Svenska Arensburg Directora de Extensión de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Chile, “la memoria es una práctica colectiva del recuerdo con el fin de valorar y cuestionar el presente y proyectar el futuro del país. Recordar el Golpe apunta a resignificar la convivencia poniendo en el centro de esta a los derechos humanos. En tanto, Christian Sánchez, director de proyectos de la FES en Chile plantea que “Los 50 años del golpe son un hito que nos sirve para volver a plantearnos los desafíos presentes y futuros de la construcción nunca acabada de la democracia. Solo a través de la memoria y su proyección hacia los desafíos venideros podremos desarrollar una visión compartida en que la democracia sea una práctica cotidiana y un valor intransable para el conjunto de la sociedad”.

Este esfuerzo conjunto de las tres organizaciones y el patrocinio de la Biblioteca Nacional de Chile, busca crear un espacio de reflexión junto a la sociedad civil y las organizaciones sociales que han sido protagonistas en el desarrollo y en la defensa de la democracia en los últimos 50 años.

Contacto: Daniela Correa salvadorallende50anos@gmail.com

Sergio Benavides sbenavides@fundacionsalvadorallende.cl

Revisa el calendario completo de los encuentros

Para una memoria futura: Reflexiones a 50 años del golpe civil-militar

En el marco de los 50 años del golpe civil militar que se cumplirán este 2023, y en un trabajo coordinado por la Fundación Salvador Allende, la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Chile, y el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert Stiftung se realizará la mesa de conversación “La cultura como eje articulador del pensamiento y los valores democráticos” en la sala Ercilla de la Biblioteca Nacional.

Este martes 20 de diciembre, a las 11:30 hrs., en la Biblioteca Nacional se reunirán a conversar la diseñadora teatral Ana Luisa Campusano, el muralista y artista visual Alejandro “Mono” González, la periodista y editora del Gráfico ediciones Isabel Molina y el músico y compositor Nano Stern; para reflexionar sobre el papel de la cultura en democracia.

La cultura como eje articulador del pensamiento y los valores democráticos es la segunda mesa que organizan la Fundación Salvador Allende y la Universidad de Chile con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert Stiftung en el marco de “A 50 años del golpe civil militar”.

Queremos ejecutar acciones que nos ayuden a reflexionar sobre nuestro pasado, presente y futuro social y político, valorando la unidad del progresismo, la democracia, la paz y la solidaridad internacional, discutiendo sobre el papel de la cultura, los gremios, la ciudadanía y los medios de comunicación en el encuentro con la verdad y la justicia, y cuestionándonos sobre la mirada que debemos tener a futuro para transformar la sociedad”, comenta Marcela Ahumada, Directora Ejecutiva de la Fundación Salvador Allende.

El primer conversatorio, realizado el 13 de diciembre en formato digital, tuvo como objetivo poner en diálogo distintas reflexiones críticas entorno al rol que cumplen los medios de comunicación en democracia. La mesa contó con la participación de la Premio Nacional de Periodismo 2007 y actual presidenta del Consejo Nacional de Televisión, Faride Zerán; el periodista, historiador español y biógrafo de Salvador Allende, Mario Amorós; el director y fundador de Revista Anfibia, Cristián Alarcón; y la moderación de la académica de la Facultad de Comunicación e Imagen de la U. de Chile, Ximena Póo.

La actividad es gratuita y abierta a todo público.

A 50 años del golpe civil militar: Trabajadores del arte debaten sobre el rol de la cultura en los procesos democráticos

En el marco de los 50 años del golpe militar que se cumplirán este 2023, y en un trabajo coordinado por la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Chile, la Fundación Salvador Allende y la Fundación Friedrich Ebert Stiftung, se desarrolló este martes 13 de diciembre un conversatorio orientado a reflexionar en torno al rol que hoy cumplen los medios de comunicación en Chile.

La actividad, que tuvo como objetivo poner en diálogo distintas reflexiones críticas de las y los panelistas, contó con la participación de la Premio Nacional de Periodismo 2007 y actual presidenta del Consejo Nacional de Televisión, Faride Zerán; el periodista, historiador español y biógrafo de Salvador Allende, Mario Amorós; el director y fundador de Revista Anfibia, Cristián Alarcón; y la moderación de la académica de la Facultad de Comunicación e Imagen de la U. de Chile, Ximena Póo.

Para la directora de la Fundación Salvador Allende, Marcela Ahumada, este acto se ubica dentro de los diferentes espacios para recuperar y repensar la memoria reciente del país. “Nos hemos encontrado para ejecutar acciones que nos ayuden a reflexionar sobre nuestro pasado, presente y futuro social y político, valorando la unidad del progresismo, la democracia, la paz y la solidaridad internacional, discutiendo sobre el papel de la cultura, los gremios, la ciudadanía y los medios de comunicación en el encuentro con la verdad y la justicia, y cuestionándonos sobre la mirada que debemos tener a futuro para transformar la sociedad”.

Ahumada agradeció al panel la presencia de las y los asistentes, quienes entregaron sus puntos de vista sobre la actual concentración de la propiedad de los medios de comunicación y “la necesaria regulación a través de una política de medios que garantice el rol social que deben cumplir en todo sistema democrático. Sabemos que nuestra historia se debe mantener viva y en constante reflexión. Una memoria que logre instalarse no solo en quienes la vivimos, sino en sus herederos, que nos ayuden a leer nuestro presente y a escribir nuestro mejor futuro”.

Iniciado por la académica de la Escuela de Periodismo, Ximena Póo, el panel fue consultado respecto al desarrollo de los públicos, el devenir histórico que han presentado los medios de comunicación y su rol en los eventos históricos actuales.

Pasado, presente y futuro de los medios de comunicación

El fundador y director de la reconocida revista argentina Anfibia, el periodista Cristián Alarcón, destacó que en la actualidad es posible evidenciar una distancia de los medios de comunicación de las audiencias masivas. “Encontramos tanta dificultad en producir reflexión crítica, emoción, conmoción, en construir narrativas que permitan el crecimiento de una sociedad que se debe muchísimos debates. Necesitamos los medios independientes para poder participar de un proceso de transformación democrático, que aminore, acompañe y posibilite que los procesos que se nos vienen sean más justos, inclusivos, diversos, igualitarios, populares y más democráticos”.

La reflexión se orientó hacia el rol que históricamente han asumido los medios de comunicación. En palabras del periodista e historiador español, autor de las biografías de Salvador Allende, Pablo Neruda, y Augusto Pinochet, Mario Amorós, hasta el 11 de septiembre de 1973, Chile contó un ecosistema de medios democrático. “Estaban todas las voces, todas las posiciones políticas, tanto de la prensa partidaria, como de la prensa privada, muy bien representadas en una sociedad que, como todas en la época, leía prensa, era parte de la cotidianidad. Después, como sabemos, en la dictadura solo salen los únicos sometidos al régimen. Más tarde, hay un despertar democrático que supuso ese tipo de transición, el cierre de esos medios y que la publicidad estatal, que es algo sensacional en cualquier país, se concentró en la prensa de los medios del duopolio, en la prensa escrita, en los grandes grupos de radio y en la televisión”.

En ese sentido, el periodista español hizo referencia al advenimiento de los nuevos medios de comunicación en Chile, aquellos que “discuten la hegemonía neoliberal” y se ven debilitados frente a los consorcios de las comunicaciones. “Es cierto que hay un nacimiento de medios digitales importante, pero son medios muy precarios, no pueden competir, evidentemente no pueden pagar, ni dar condiciones de trabajo dignas a sus periodistas, por lo que así no pueden competir contra los grandes oligopolios”.

Refiriéndose al rol que debe cumplir el Estado en cuanto a una mayor regulación de medios, Amorós se refirió al estudio encargado a la Universidad de Chile, la Universidad de La Serena y la Universidad La Frontera, en el que se investigará y analizará cómo el Estado y los gobiernos pueden contribuir a democratizar el sistema de medios de comunicación en Chile.

Sumando a la reflexión de los 50 años del golpe de Estado, la ganadora del Premio Nacional de Periodismo y actual presidenta del Consejo Nacional de Televisión, Faride Zerán, recordó cómo era la distribución de los medios de comunicación previo al quiebre democrático de Chile en 1973. “Había una amplia libertad de expresión, una multiplicidad y diversidad de medios donde todas las voces concurrían a un debate público, que evidentemente en medio de la lucha de clases, que no se daba en los libros, que se daba en la calle, se expresaban a través de distintos medios. Esa diversidad que hoy no existe y lo recalco, porque existe una asimetría absoluta entre el Chile actual y ese Chile de hace 50 años atrás, donde teníamos mayor libertad que hoy en materia mediática”.

Para Faride Zerán, lo que se vive hoy es una democracia afásica, “que no puede expresarse a través de donde naturalmente se expresa la democracia en la conversación cotidiana, en la plaza pública, en los medios”. Advirtió, además, las consecuencias que podrían surgir de ello. “En el momento en que estamos viviendo, esa necesidad de conversación, de debate democrático, de conversación, de plantear las distintas narrativas, los distintos malestares, sencillamente no se está expresando y eso es muy grave. Es una democracia, yo diría, precaria”.

Finalmente, el cronista latinoamericano, Cristián Alarcón se refirió a los desafíos de los medios de comunicación que se enfrentan a aquellos del duopolio. “No podemos salir de esta situación estanca si no apelamos a nuevas ideas que refresquen y renueven nuestros formatos narrativos, nuestros modos de llegada. Debemos ser conscientes de que, además de todo este escenario, nosotros estamos en franca competencia con el marketing y con la industria del entretenimiento”.

Periodistas dialogaron sobre el rol de los medios de comunicación en democracia

Acompañados de autoridades y alumnos de la Universidad de Santiago el pasado jueves 24 de noviembre inauguramos la muestra Salvador Allende discursos 1972. La exposición se encuentra abierta de martes a viernes de 10 a 17 horas en avenida República 475 y la entrada es gratuita.

“Antes que nada queremos agradecer la presencia del grupo de docentes y alumnos de la USACH de la carrera de Traducción a la Lingüística aplicada, con quienes hemos desarrollado durante todo este año un significativo proyecto de traducción a “50 años 50 discursos”. También queremos agradecer al colectivo Ojos Nítido quienes nos han donado una hermosa obra de mosaico que es parte integrante de esta muestra. Agradecer a los amigos y amigas del Ministerio de la Cultura, las Artes y el Patrimonio que durante todo este tiempo nos han ayudado y acompañado en este largo y a veces difícil camino para mantener viva nuestra Fundación. A todos ustedes muchas gracias, sin ustedes nada de esto hubiese sido posible” fueron la palabras con las que la directora Marcela Ahumada dio inicio a la muestra cuya curatoria estuvo a cargo de Pablo Andrade y Laura Gandariillas.

Inauguración exposición Salvador Allende discursos 1972

Ante el sensible fallecimiento de Hernán Soto Henríquez quién fuera subsecretario de minería durante el Gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular compartimos la carta de despedida de Miguel Lawner, premio Nacional de Arquitectura, quién fuera su compañero y amigo en el centro de detención de Isla Dawson donde fue recluido luego del golpe civil militar de 1973.

Ha fallecido Hernán Soto, uno de los mejores amigos que yo haya tenido en mi vida, y circunstancias inevitables, me impiden acompañarlo en su funeral.

No conocía a Hernán hasta que ambos llegamos confinados como prisioneros de guerra a la Isla Dawson, junto con un grupo de altas autoridades del gobierno de Salvador Allende.

Hernán ejerció como Subsecretario de Minería durante todo el gobierno de la UP. Jugó un rol destacado en todo el proceso que condujo a la nacionalización de las compañías norteamericanas que explotaban los grandes yacimientos de cobre de nuestro país: la Anaconda Cooper Mining y la Kennecot Cooper Minig. Con este propósito, viajó a los Estados Unidos, a asesorar a Orlando Letelier, en ese entonces, nuestro embajador en los Estado Unidos.

La nacionalización del cobre es la más grande de las realizaciones del gobierno de Salvador Allende y ha entregado desde 1973 hasta ahora enormes recursos al erario nacional. Tal es su valor, que la dictadura militar, no se atrevió a acabar con este pzroceso, tal como lo hizo con el resto de las industrias nacionales: Iansa, Huachipato, Empresas de Agua Potable, etc, todas las cuales fueron repartidas en valores ridículos entre adeptos a la dictadura.

Hernán era un hombre erudito. Lector contumaz, devorando textos de las más diversas materias. Pocas veces he conocido a alguien con conocimientos tan profundos sobre el tema que viniera al caso. En la barraca del campo Río Chico de Isla Dawson, quedamos instalados uno junto al otro en literas altas y acostumbramos a tener largas conversaciones una vez acostados en la noche. Sus conocimientos eran asombrosos sobre el tema que viniera al caso, sin hacer alardes de nada. La modestia, puede decirse que estaba a la altura de su erudición. En las reuniones sociales, yo solía decir que Hernán se escondía detrás de la puerta, a fin de evitar que nadie notara su presencia y poder evadirse fácilmente en cualquier momento.

En la Isla Dawson, ambos contrajimos gran amistad con Orlando Letelier, y cuando circunstancias fortuitas, nos llevaron a enterarnos, hace pocos años, que Orlando había escrito un artículo fundamental poco tiempo antes de su asesinato, nos esforzamos por obtenerlo y darlo a conocer. Así es que junto a editorial LOM, publicamos en 2011 un libro titulado ORLANDO LETELIER, EL QUE LO ADVIRTIÓ.

El texto escrito por Orlando es trascendental por cuanto previó en forma increíblemente certera, las graves consecuencias que tendría el modelo económico neoliberal, instalado en Chile por la dictadura militar, país elegido como conejillo de indias, de una peste que se extendería al resto del mundo.

En los últimos años de su vida, Hernán trabajó como subdirector de la Revista Punto Final y también como miembro del equipo editorial de LOM Editores. Así mismo, realizó importantes trabajos de traducción.

Personalmente, he perdido a un amigo y a un camarada entrañable. No hay como sustituirlo. Ya era doloroso ir a visitarlo, cuando esta maldita enfermedad nos iba arrebatando una cabecita tan brillante.

Me abruma no poder acompañar a su familia en su última despedida. Les hago llegar a todos, mis condolencias más sinceras por su fallecimiento.

Adiós querido Hernán, hermano de dolores y de sueños.

Tu compañero Miguel Lawner. S.61.

26.11.2022.

Carta a Hernán Soto Henríquez, ex subsecretario de minería de la Unidad Popular

Puedes revisar los discursos de la exposición “”Discursos Salvador Allende 1972 Discernimiento/cobre/revolución/sociedad” en los siguientes enlaces

Discurso Salvador Allende Universidad de Guadalajara (2 de diciembre 1972)

Discurso Salvador Allende ante la Asamblea general de Naciones Unidas (4 de diciembre 1972)

La muestra de se encuentra abierta de martes a viernes de 10:00 am a 17:00 pm

Enlaces y horarios exposición Discursos Salvador Allende 1972 Discernimiento/cobre/revolución/sociedad

El Departamento de Lingüística y Literatura de la Facultad de Humanidades, de la Universidad de Santiago de Chile, la Fundación Salvador Allende y el Departamento de Relaciones Internacionales e Interuniversitarias, de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, les invita a participar en el Webinar “Salvador Allende, 50 años, 50 discursos: el contexto histórico de la palabra”, el cual se llevará a cabo el 26 de octubre de 2022, a las 10:00 am, vía zoom.

El público general podrá ingresar al evento a través del youtube de la Universidad de Santiago

Los(as) interesados (as) en participar en el actividad virtual, registrarse en el siguiente formulario. El enlace para conectarse, les llegará a su correo registrado.

Webinar “Salvador Allende, 50 años, 50 discursos: el contexto histórico de la palabra», a realizarse el 26 de octubre de 2022, a las 10:00 am (Hora Chile)

La tarde del 21 de septiembre estuvo marcada por la memoria en la céntricas calles de Nueva York. 50 años después del discurso de Salvador Allende ante la Asamblea General de Naciones Unidas el eco de su voz resonó en el Instituto Cervantes donde autoridades mundiales fueron testigos de la vigencia de una jornada que sobrevivió medio siglo.  Entre discursos presidenciales y familiares la figura de Ariel Dorfman apareció lúcida y certera para guiar el acto qué generó pautas mundiales en medios y política.

Compartimos entonces la intervención del escritor:

“Termina el presidente Allende su discurso refiriéndose a los miles y miles de Chilenos que le entregaron el mensaje que ha traído a la asamblea. Es típico de él y de su trayectoria durante toda su vida de poner el énfasis en quienes lo acompaňan en este viaje de liberación.

Es con emoción, entonces, que vuelvo a escuchar estas palabras hoy, porque fui uno de los que acudieron a la alameda a despedirlo. Y unos días más tarde, el 4 de diciembre de 1972, con mi esposa Angélica a mi lado y junto a otros militantes de la unidad popular, escuché con una inmensa esperanza esas palabras transmitidas por radio.

Era un momento tenso para la nación y para el proyecto revolucionario y pacífico de Allende. Los enemigos internos y externos buscaban derrocar al presidente, aprovechando el asedio de corporaciones multinacionales, instituciones financieras internacionales y la hostilidad del gobierno norteamericano.

El discurso del presidente ante la asamblea general intenta explicarle a la humanidad, representada en aquella asamblea, la libertad reinante en Chile y denunciar los ataques que sufríamos.

Se trata de una lección magistral de historia, de economía, de política, de ética,  de jurisprudencia, donde Allende, más allá de ser presidente de Chile, se alza como un líder mundial, portavoz de los millones y millones de habitantes del planeta que han sido relegados a una vida subhumana y que merecen, dice, bienestar y progreso intelectual. Chile aparece como un modelo para salir del subdesarrollo, la miseria y la dependencia que tantos ansiaban.

Allende, por lo tanto, no se encuentra solo ese día en la asamblea.

De hecho, entre quienes lo acompaňaban estaba Orlando Letelier, que, como embajador de Chile ante los estados unidos, había defendido el proceso revolucionario.  El presidente lo designaría después como ministro de relaciones exteriores, ministro del interior y, finalmente, ministro de defensa.

Procede particularmente recordar a Orlando Letelier, entre tantos partidarios, porque hoy es 21 de septiembre. Y justamente fue un 21 de septiembre, hace 46 aňos, que Orlando fue asesinado en su exilio de Washington por agentes de la dictadura. Recordar a ese íntimo y leal amigo de Allende es, además de un reconocimiento necesario a su persona, también una manera de enfatizar que las ideas expresadas por Allende eran compartidas y alimentadas por un gigantesco colectivo de múltiples colaboradores suyos.

Tal como lo dijo el presidente: llevaba consigo el mensaje de muchos otros. Estaba acostumbrado a recibir y transmitir y apreciar esos mensajes. Me viene a la memoria una noche de principios de septiembre de 1964. Finalizaba una campaňa electoral en la que Salvador Allende aspiraba a la presidencia. Su hija Isabel había invitado, junto a su hermana Tati, a algunos amigos, entre ellos yo y angélica, a la residencia de la familia en guardia vieja, para que lleváramos a cabo una serie de tareas para la contienda que se avecinaba.

Bien tarde, una noche, llegó Allende, cansado pero lleno de entusiasmo, de un largo viaje recorriendo los últimos rincones de Chile. Tenía los bolsillos repletos de papelitos, pequeňas cartas, en efecto, mensajes, que le fueron entregando sus conciudadanos. Eran parabienes, plegarias para su salud y victoria. Uno decía: no se olvide de nosotros cuando sea presidente.

Y, por cierto, Allende no se olvidó de ellos cuando, seis aňos más tarde, entró a La Moneda como su compaňero presidente y trajo consigo esos mensajes a nueva york y al mundo.

Y el pueblo de Chile no se olvidó de él después del 11 de septiembre, lo mantuvo vivo en la memoria y en la lucha.

La senadora Isabel Allende, junto a su familia, ha defendido con tierna ferocidad esa memoria.

¿Quién mejor que ella para conmemorar a su padre en esta ocasión histórica?

(Intervención Isabel Allende)

Gracias, Isabel. Como hija de Salvador Allende y de Tencha Bussi, te criaste en una casa llena de cultura: las pinturas y la literatura y, claro que sí, la música, tanto tu papá y tu mamá estaban obsesionados por darle una oportunidad al pueblo para que accediera a los bienes culturales y también de que se expresara.

Es apropiado, entonces, que ahora vamos a escuchar a un cuarteto de cuerdas que viene de la pintana que, a pesar de ser una de las comunas menos favorecidas de Chile, tiene mucho de que enorgullecerse y, en este caso, de su orquesta juvenil municipal. Cuatro de sus integrantes están hoy acá.

Más simbolismo: van a tocar composiciones de Jaime Barría, cuyo conjunto, Bordemar, se fundó en 1983 en Puerto Montt, en plena dictadura.

El presidente Allende en su discurso habla mucho acerca del mar Chileno y su importancia. Estaría, sin duda, feliz de que en este homenaje se toca musica que cruza lo moderno con lo andino y que evoca la isla mágica de Chiloé, sus leyendas y remembranzas y nostalgias. Una de las piezas se refiere a la pincoya, que es un espíritu femenino del mar, que representa la abundancia y que a veces se divisa en un barco fantasma, el caleuche – un barco donde los muertos siguen, como Allende, con vida.

Es una feliz coincidencia que la música que acabamos de escuchar explora la isla de Chiloé.

Porque estamos en el instituto cervantes y estamos hablando en el castellano que heredamos de espaňa. Y resulta que el viento y el aire de chiloe se llenó por primera vez con la musicalidad de ese idioma gracias a don Alonso Ercilla y Zuñiga que fue el primer europeo en desembarcar en Chiloé el 28 de febrero de 1558, aunque por cierto que pueblos originarios habían vivido ahí durante milenios.

Fue el mismo ercilla que nos cuenta como se metió en una piragua para atravesar las aguas del golfo y llegar hasta la isla donde grabo en un arbol estas palabras:

Aquí llegó, donde otro no ha llegado,/ don Alonso de Ercilla, que el primero/ en un pequeño barco deslastrado, con solos diez pasó el desaguadero.

Son endecasílabos que reproduce en la araucana, ese poema épico que empieza con la palabra “Chile”, que marca el ingreso de nuestro nombre al idioma espaňol y otros idiomas. Con razón dice nuestro gran vate raul zurita que Chile fue un poema antes de que fuera un país.

Y a partir de ese primer explorador que nace y muere en Madrid, a partir de ese primer encuentro, son infinitas las relaciones entre Chile y España.

Para Allende y su generacion, sin duda, la más importante sería la lucha contra el fascismo y la defensa de la república espaňola, que entre 1936 y 1939 fue presidida por dos miembros del partido socialista oberero espaňol, partido hermano del Chileno al que pertenecía Allende.

A esa relación entraňable, de Espaňa en el corazón de que hablaba Neruda, se agrega ahora este nuevo enlace de carino y solidaridad y busqueda de justicia, al ser este el lugar el que se eligió para esta conmemoración del discurso de Salvador Allende. Y en la presencia, nada menos, del presidente del gobierno espaňol, Pedro Sánchez, cuya conexión intensa con Chile se profundizó al recibir la medalla Salvador Allende de manos de la senadora Allende. El lema en esa medalla es: “dueňos de nuestro destino.” Un lema para Chile y para Espaňa ayer y hoy.

Vigencia, relevancia.

Pero si ese discurso sigue vibrando cincuenta aňos más tarde, es también porque Allende tenía el don de la palabra. De él siempre se cita la promesa de que se abrirán las grandes alamedas. Pero en ese mismo discurso final desde La Moneda, pronunciada unas horas antes de morir, el presidente dice que “seguramente el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes.”

El metal tranquilo de mi voz.

Me alucina esa frase, la forma en que la firmeza de lo mineral se asocia con firme serenidad y no con rigidez.

La réplica sonora. La necesidad de tranquilizar a quienes, desolados, lo oíamos durante el golpe, tranquilizarnos con la certeza de que algo de su sueňo iba a perdurar, como perdura el metal y perdura la patria. Y, en efecto, al principio de su discurso de la ONU, dice que “en mi patria, historia, tierra y hombre se funden en un gran sentimiento nacional” y reitera palabras parecidas al final: ‘la historia, la tierra y el hombre nuestro se funden en un gran sentido nacional.”

Hablaba Allende de la patria, pero tantas décadas más tarde me atrevo a sugerir que también hablaba de sí mismo, de un hombre que se fusiona con la historia y la tierra y que, por lo tanto, no va a dejarse callar ni doblegar.

Estamos aquí porque el metal tranquilo de esa voz se sigue oyendo más allá de la muerte.

Uno de los que ampara esa voz es el actual presidente de la república, Gabriel Boric Font, que entra el 11 de marzo del aňo en curso a La Moneda. , la misma moneda donde Allende murió. Y ese joven presidente, que nace quince aňos después de la muerte de Allende, antes de traspasar ese atardecer las puertas del palacio presidencial, rompe el protocolo y va a contemplar la estatua de Allende que se encuentra en una esquina de la Plaza de la Constitución.

Yo fui testigo, junto a millones de nuestros compatriotas, de ese gesto, y comprendo el profundo alcance de lo que estaba pasando: el nuevo presidente rendía un homenaje a un hombre en que la tierra y la historia se fusiona. Y me alegra poder introducir al presidente Boric que ahora viene con el metal tranquilo de su propia voz a hablarnos de Salvador Allende aca en nueva york.

Hay una palabra suya, presidente, que usted ha reiterado muchas veces y que a mí me ha llamado siempre la atención.

Es la palabra seguimos.

Seguimos en el paciente sentido de que es indispensable persistir, de que no hay que darse por vencido.

pero seguimos puede entenderse a la vez como la promesa de que vamos a pro-seguir y prolongar un camino abierto por otros, seguimos porque aspiramos a continuar, nos toca seguir la labor de quienes vinieron antes, seguimos como un modo de proclamar que la labor de hoy es el fruto del esfuerzo de muchos en el pasado.

Básicamente, una promesa a los muertos de que no vamos a permitir que se mueran del todo porque los seguimos escuchando, seguimos en sus huellas, porque la tarea que comenzaron sigue pendiente, necesita completarse.

Los muertos nos murmuran, Allende nos advierte, que la adversidad es una gran maestra, que no hay derrota si se aprende de ella y de los errores, que la próxima vez seremos más abiertos, más dialogantes, más flexibles, más sabios, más democráticos, más atentos a las lecciones del pasado, que la próxima vez vamos a vencer porque habremos logrado con-vencer, como lo intentó el presidente Allende a lo largo de su vida.

Una de las maneras en que los seres humanos estamos en contacto con ese pasado radiante y arduo, una manera primordial para seguir esa conversación con los muertos son los libros, esos tesoros de la memoria de nuestra especie.

No podía, entonces, faltar en esa ocasión un hermoso volumen que recoge la voz de Salvador Allende y la hace aún más imperecedera.

Invito al presidente Pedro Sánchez y a la senadora Isabel Allende para que suban al escenario y reciban, junto al presidente Boric, el libro “vengo de un país.”

(Intervenciones)

Para cerrar esta ceremonia, dos breves comentarios.

El primero: estoy seguro de que Salvador Allende estaría dichoso de que se editara este libro.

Él amaba los libros y durante su presidencia se llevó a cabo una expansión asombrosa de la publicación de libros por medio de la editorial Quimantu – que significa en mapudungun, sol del saber.

Y un segundo comentario: los editores de la Fundación Salvador Allende han acentuado el alcance universal y global del discurso del presidente incluyendo traducciones al inglés y al francés junto al castellano en que se pronunció en 1972.

El inglés que es el idioma de nuestro país anfitrión y el francés en que por primera vez se escribió y proclamó los derechos del hombre.

Pero el francés es también el lenguaje en que escribió Albert Camus, que entiendo es el autor favorito del presidente Boric.

Y es a Camus al que cedo la palabra para finalizar esta conmemoración de Allende y de la gesta de Chile. Resulta que Camus visitó Chile en 1949, y cuando se acordó de ese viaje, le contó a un amigo que “Chile me ha enseňado que hasta los volcanes pueden ser tiernos.”

Podría haber estado hablando del presidente Allende.

Y creo que es una frase, en todo caso, que hubiera hecho sonreír a nuestro compañero presidente”.

«Dueños de nuestro destino»: La lúcida intervención de Ariel Dorfman

La cita organizada por ambos gobiernos  y la Fundación Salvador Allende, contó también con la participación de la senadora Isabel Allende, la presidenta de la FSA Marcia Tambutti y la directora Marcela Ahumada.

Un hecho histórico y lleno de simbolismo. Por primera vez el discurso de un presidente de Chile es celebrado en las actividades paralelas a la Asamblea General de Naciones Unidas. El acto, que se fijó para las 5:30 horas del 21 de septiembre en el instituto Cervantes de Nueva York, fue conmovedor.

El valor y vigencia de palabras expresadas hace 50 años y su consecuencia en el accionar político fueron parte de las intervenciones realizadas por los presentes. Al respecto el presidente Gabriel Boric dijo:

“Creo que uno de los motivos por los cuales es tan recordado Allende, no es principalmente por su sacrificio, sino por algo que la derecha ha tratado de negar durante mucho tiempo -y creo que es bueno debatirlo, con respeto, pero abierta y frontalmente-, que es que el proyecto de la Unidad Popular, y el proyecto de Allende en particular, era un proyecto profundamente democrático”

Y agregó: “La vigencia del pensamiento de Salvador Allende está en la consecuencia con la que actuó y en su irrenunciable convicción democrática y hoy día tenemos el deber de encarnar esos principios en cada una de nuestras acciones, porque la tentación de tomar otros caminos es muy fácil, lo vemos en países cercanos. Y creo que a Allende lo queremos vivo, hablándonos al oído y recordándonos que hay un camino posible para construir un mundo más igualitario, más digno, más justo y mejor para todos y todas”.

Por su parte el mandatario español Pedro Sánchez mostró la coincidencias de las coyunturas sociales e hizo un llamado a la justicia y a los deberes del progresismo: ““Decía Allende en su discurso: el nuestro es un combate permanente por la instauración de las libertades sociales, de la democracia económica, mediante el pleno ejercicio de las libertades políticas. Hoy, nuestra meta colectiva parte del mismo ideal: proteger el derecho de los débiles contra el abuso de los fuertes. Repartir las cargas y asegurar que quienes más tienen y se beneficien de esta coyuntura se comprometan y contribuyan en la medida en que les corresponde”

La senadora Isabel Allende, fundadora de la FSA, recalco en su participación la visión transformadora del presidente y su objetivo de alcanzar un desarrollo que no deje a nadie atrás

“Lo primero que debemos rememorar, medio siglo después, es el significado más profundo de sus palabras: la lucha incesante en la historia de la humanidad de mujeres y hombres que se alzan desde la pobreza por sus derechos en un mundo profundamente injusto y desigual.

Para Salvador Allende aquella rebeldía ante la pobreza debía encauzarse no desde la intolerancia y la violencia, sino desde la democracia y la práctica irrestricta de las libertades.

Mi padre fue hombre de palabra y acción que tuvo un permanente contacto con su pueblo e interpretó sus anhelos y necesidades, liderando un proyecto original e inspirador. Un camino al socialismo en democracia, pluralismo y libertad”, dijo.

Presidentes de Chile y España encabezan acto conmemorativo por 50 años del discurso de Salvador Allende en la ONU