La historia detrás del mural de Allende en Nápoles

No hay comentarios

El artista se encontraba en Italia, país con fuertes restricciones por el rebrote del coronavirus. “Estamos a una hora y minutos de Nápoles y ese mural, dentro de todos los problemas, lo alcanzamos a terminar. Mi idea era tenerlo terminado en la fecha del plebiscito para celebrarlo, ya que por la distancia no alcancé a regresar para votar, pero algo aportamos y lo hicimos semanas después”, explicó. El artista local Jorit además fue clave para la realización del mural y también reflexionó sobre la figura del mandatario. “Hoy, 50 años después, desgraciadamente muchas personas no conocen su historia, sin embargo en Chile la llamarada encendida de su vida y de su muerte quema aún hoy. Y arde más que nunca en el fuego de las manifestaciones que cada semana sacuden las calles de Santiago de Chile”, escribió el napolitano.

Toda una hazaña representó para el muralista Alejandro “Mono” González la pintura del mural del presidente Salvador Allende en una localidad de Nápoles, en Italia, junto al artista local Jorit Ciro Cerullo. Otro mural lo realizó el joven chileno Inti.

“Estamos a una hora y minutos de Nápoles y ese mural, dentro de todos los problemas, lo alcanzamos a terminar. Mi idea era tenerlo terminado en la fecha del plebiscito para celebrarlo, ya que por la distancia no alcancé a regresar para votar, pero algo aportamos y lo hicimos semanas después”, explicó al diario electrónico El Mostrador.

“En el fondo es un homenaje a los 50 años del gobierno de la Unidad Popular y de Allende y hoy, producto del estallido social de octubre 2019 se hizo un plebiscito y ganó el cambiar la Constitución de la dictadura de Pinochet”.

Varado

El artista permanecía varado en el país mediterráneo debido al confinamiento por el coronavirus.

González estaba en Caserta, en un pequeño pueblo de campo, San Potito Sannitico, de dos mil habitantes, “en casa de amigos solidarios, los  artistas Toño Cruz, muralista de Islas Canarias, y Giuliana Conte, fotógrafa y grabadora”, contó.

“En este pueblo hoy hay siete pacientes contaminados en este rebrote, cosa que acá no había pasado la vez anterior,  en zona roja por el virus, con toque de queda a las diez de la noche y en cuarentena sin poder circular, calculamos hasta la primera semana de diciembre. En estos lugares no había sido fuerte, pero hoy es una de las zona más colapsada”, comentó.

Reflexión sobre Allende

Jorit además realizó una reflexión sobre la figura de Allende, en un contexto como el napolitano.

“Pongámonos en el lugar de un joven o de una joven de periferia. En estos días circulan por el barrio Rione Cavour de Barra y ven este dibujo. Quizás le echen una ojeada algo distraída por la ventana de un auto o transitando por la circunvalación Vesuviana y piensen: “Y éste quién es?” Bueno, yo entiendo perfectamente que para ellos el retrato de este viejito de lente con fondo de botella no es heavy. Sé muy bien que sus mitos, impuestos por un sistema mediático que de cultural tiene poco y de negocios mucho, son “cantantes” que hablan de putas, drogas o pistolas o actores o cineastas onda serie tv Gomorra. Y sin embargo, para ellos este personaje debería ser algo como un superhéroe. Mejor aún, más que un superhéroe. Porque lo que hizo este viejito con de lentes “fondo de botellas” para su pueblo es realidad y no ficción. Y para las periferias de Nápoles y de todas las ciudades del mundo harían falta miles de estos viejitos”, escribió.

“Él, en efecto es Salvador Allende, médico y presidente chileno. En su país hizo construir escuelas y hospitales. Aumentó para los más pobres salarios y seguridad social. Introdujo el salario mínimo, construyó viviendas populares aumentando las pensiones mínimas de los ancianos.
Como si fuera poco, este viejito falleció con el casco puesto y el fusil en las manos para defender hasta las últimas consecuencias, como presidente democráticamente elegido, a su pueblo y su país, Chile, atacado por un golpe militar”.

Y concluyó:

“Hoy, 50 años después, desgraciadamente muchas personas no conocen su historia, sin embargo en Chile la llamarada encendida de su vida y de su muerte quema aún hoy. Y arde más que nunca en el fuego de las manifestaciones que cada semana sacuden las calles de Santiago de Chile”.

FUENTE: El Mostrador

Enlace con nota completa: AQUÍ

ANTERIOR
Salvador Allende: 50 Años de relaciones entre Chile y China (1970-2020)
SIGUIENTE
Lanzamiento número especial revista Araucaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

TE PUEDE INTERESAR