Fundación Salvador Allende entregó reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional, en tiempos de dictadura

No hay comentarios

En el marco de los actos conmemorativos de los 50 años del golpe civil militar, la Fundación Salvador Allende, en conjunto con la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, encabezó la “Ceremonia de Reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional”, instancia en que agradeció y homenajeó a quienes lideraron la colaboración global y la solidaridad con Chile, entre 1973 y 1988, especialmente a los embajadores de distintos países.

La ceremonia se realizó en el Centro Cultural Gabriela Mistral y contó con la presencia de la Senadora Isabel Allende, hija del presidente Salvador Allende; Daniela Sanchez, miembro del comité pro paz, la religiosa Karoline Meyer; Adriana Delpiano, ex ministra de Educación y Fernando Villagrán.  Los panelistas destacaron los logros alcanzados a través de la cooperación internacional, durante difíciles días de la historia y coincidieron en valorar los lazos históricos que unen a distintas naciones con la nuestra.

En la oportunidad, la Senadora Isabel Allende rememoró los quince años en que recorrió distintos países democráticos en compañía de su madre, dando testimonio de los abusos que se vivían en Chile y también del apoyo que recibieron desde naciones extranjeras, que solidarizaron con la cruda realidad que enfrentaba Chile.

La parlamentaria sostuvo que “En la conmemoración de los cincuenta años del Golpe de Estado, no podíamos no realizar un reconocimiento a la solidaridad internacional que se movilizó desde el primer momento por ayudar a que cientos de chilenos rehicieran sus vidas y también con el apoyo presentado acá, en  Chile”.

Frente a embajadores, organizaciones multilaterales y fundaciones presentes, Daniela Sánchez, quien en dictadura fuera miembro del comité Pro Paz y de la Vicaría de la Solidaridad, recordó anécdotas y rememoró cómo vivió el Golpe de Estado. “A fines de agosto del 73 teníamos una agitación interna de que vendría el golpe y cuando ocurrió me pregunté, ¿qué sentido tiene la vida si hoy todo llega a su fin? Muy pronto nos enteramos de la muerte del presidente, de los toques de queda o que habían fusilamientos, se mezcló el horror con la preocupación por amigas y amigos”, recordó Sánchez. Afirmó también que tras aquellos acontecimientos surgió una necesidad interna por ayudar y que durante aquellos días un amigo sacerdote la invitó al comité. “Me invitó a una oficina del cardenal Raúl Silva Henríquez y poco a poco la oficina se fue llenando de jóvenes que buscaban colaborar y defender el derecho de la vida sobre la muerte, en ese contexto, aparecieron los apoyos internacionales como, por ejemplo, el reconocimiento al comité”, cerró.

Por su parte, la religiosa alemana Karoline Meyer también trajo al presente como

ella, en conjunto a otras personas, se pusieron a disposición de las víctimas de la dictadura. “Puedo decir que estábamos trabajando en lo social para poder sobrevivir en muchas ocasiones y en ese entonces recibimos el apoyo de muchas naciones extranjeras, quienes apoyaron a la gente a través de la iglesia y de organizaciones sociales”.

Por otro lado, la ex ministra de Educación, Adriana Delpiano, aseguró que aquellos años “cada espacio educativo, era un espacio de libertad” y que se enfrentaba a “un peligro común”. También tuvo palabras en homenaje a Harald Edelstam, embajador sueco en Chile, quien aseguró  “fue un héroe para Chile, pues se la ´jugó´ personalmente para sacar personas, arriesgando incluso su propia vida”.

Y finalmente el periodista Fernando Villagrán, compartió su experiencia vertida en distintas publicaciones y a quienes, utilizando el humor, se opusieron a la dictadura cívico militar chilena, principalmente desde el trabajo en la revista Apsi. “Nunca pudieron silenciar la desobediencia, tampoco la memoria viva del presidente Salvador Allende”, declaró.

La emotiva ceremonia culminó con la presentación del grupo musical “Big Band”, quienes interpretaron la conocida canción que el recientemente fallecido cantautor cubano, Pablo Milanés, escribió en los años setenta, en memoria del médico y revolucionario chileno, Miguel Enríquez: “Yo pisaré las calles nuevamente”.

ANTERIOR
Chile en convulsión – 50 años después, exposición en Berlín
SIGUIENTE
Masiva conmemoración de la victoria de Salvador Allende

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

TE PUEDE INTERESAR